Champions League

Sombra de sí mismo

El Ajax quitó el balón al Barça y el Barça desapareció, textualmente. Quedaba algo de Iniesta, una pizca de Neymar y del resto, cenizas. Reapareció Xavi, pero Xavi no está. ¡Vuelve, Xavi, tu club y la Selección te necesitan! Y los holandeses, crecidos en el campo y entusiasmados en la grada, hicieron el 2-0. Luego se quedaron con diez y encajaron un penalti.

Como el Ajax se parecía al Ajax de otros tiempos, añorados y lejanísimos, y el Barcelona era una sombra de su más reciente exposición en el último lustro, Serero remató una jugada por la derecha que ni Montoya ni Mascherano atajaron, y Piqué, tras el roce de tacón de Klaassen, ni se enteró de la pequeña presencia de un tulipán negro que, a su espalda, como un lince, hizo el 1-0.

No le faltaba razón a Martino en la víspera cuando dijo que lo de igualar los 21 partidos invicto de Guardiola le importaba una higa, que mejor «los seis títulos en un año». Tiene razón, pero que no se descuide porque como siga por la senda de ese primer tiempo de Ámsterdam, con el equipo perdido en el espacio sideral, terminará por darse un trompazo. Y no son justificación las bajas; sólo errores en cadena como los que provocaron el 2-0 permiten a equipos que son muy poca cosa creerse molinos de viento.

Agigantado el Ajax con el segundo tanto, de Hoesen, y con un fútbol total que desarboló por completo al adversario, entró en la segunda parte dispuesto a hacer sangre... Y se pegó un tiro en el pie. Apenas habían transcurrido dos minutos desde el descanso cuando Van Rhijn –que es como para castigarle sin cenar– retrasó tan mal y tan despacio hacia su portero que Neymar aceleró lo justo para llegar al balón antes que el central Veltman, quien sobre la línea se lo llevó por delante. Penalti y expulsión.

Xavi acortó distancias desde los 11 metros y el Barcelona se creció; mas no se amilanó el Ajax. Trató de juntar líneas, de salir al contragolpe y de no cometer errores pueriles como el de Van Rhijn, porque se jugaba la clasificación con el Milan. Su fortuna para mantenerse vencedor fue que el Barça no carburaba, que no es que la «ausencia» de Xavi sea trascendental, o las bajas de Alves, Alba, Adriano, Messi o Do Santos le arruinen, es que no es lo que era y contra diez bien podía haber ensayado un recital. Con músicos como Mascherano, en bajísima forma, es difícil, por eso extraña más la suplencia de Bartra. A la desesperada, Martino metió a Patric, Sergi Roberto y Adama; sembró córners y recogió despejes desesperados del Ajax, que, ahora inferior, pedía la hora. Sufrió hasta el minuto 93; pero ganó mucho antes.

«No hay excusa para esto»

Era una jornada para igualar el récord de Guardiola. Sin embargo, la derrota deja al Barcelona con veinte partidos sin perder en la etapa Martino. El primer tropiezo azulgrana fue merecido. «Fue la peor primera parte que jugamos. Lo hicimos horrible y no hay excusa para esto. En la segunda mitad, con uno más, no supimos generar peligro. No hay excusas, debemos mejorar y reflexionar mucho. Esta imagen no la puede dar el Barcelona», aseguró Piqué. Para Martino, el problema de su equipo fue la falta de intensidad.

- Ficha del partido:

2. Ajax: Cillessen; Van Rhijn, Veltman, Moisander, Boilesen (Poulsen, min.34); Klaassen, Blind, Serero; Schöne (Denswil, min.51), Hoesen (Duarte, min.83) y Fischer.

1. Barcelona: Pinto; Puyol (Patric, min.68), Piqué, Mascherano, Montoya; Xavi (Sergi Roberto, min.74), Song, Iniesta; Pedro, Cesc (Adama, min.82) y Neymar.

Goles: 1-0, min.19: Serero. 2-0, min.42: Hoesen. 2-1, min.49: Xavi (p).

Árbitro: Pavel Královec (República Checa). Mostró cartulina amarilla a Schöne (min.8), Piqué (min.32), Cesc (min.39), Iniesta (min.52), Neymar (min.53), Van Rhijn (min.60) y Montoya (min.68).

Expulsó a Veltman (min.48).

Incidencias: partido correspondiente a la quinta jornada del grupo H de la Liga de Campeones, celebrado en un abarrotado Amsterdam Arena.

Los barcelonistas lucieron un brazalete negro en memoria del jugador paraguayo Cayetano Re, que perteneció al Barça en los años sesenta, y que ha muerto hoy a los 75 años. En la zona noble del estadio, estuvieron figuras de los dos equipos, como Ronald Koeman, Louis van Gaal y Johan Cruyff.