Atlético de Madrid

El Atlético y Torres, en 20 momentos

Homenaje a Fernando Torres después de su último partido con la camiseta del Atlético de Madrid / Foto: Efe
Homenaje a Fernando Torres después de su último partido con la camiseta del Atlético de Madrid / Foto: Efe

27 de mayo de 2001. EL DEBUT CON 17 AÑOS

En el minuto 65, en el estadio Vicente Calderón, Carlos García Cantarero, entonces entrenador del Atlético de Madrid, que peleaba por subir a Primera División en una carrera contrarreloj, hizo debutar a Fernando Torres, tres semanas antes máximo goleador, mejor jugador y campeón del Europeo sub'16 con la selección española. Entró al campo por José Juan Luque entre la aclamación del público.

"Todo el mundo estaba con la ilusión de que debutase ya, y yo lo iba a poner a jugar. Entendía que la incorporación de él nos podía ayudar a romper un partido espeso, y además no nos valía otra cosa que no fuera ganar", recordó el técnico en una entrevista a EFE. Fue el inicio de todo lo que vino después. Entonces, tenía 17 años. "Se hicieron realidad muchas cosas en ese momento. Era un sueño que llevaba desde muy pequeño", valoró entonces el futbolista.

3 de junio de 2001. EL PRIMER GOL EN ALBACETE

Una semana después de su estreno, firmó su primer tanto con el Atlético. Cuando el marcador, un 0-0, apuraba al equipo en la búsqueda de tres puntos indispensables en Albacete para creer en el ascenso, Iván Amaya centró al área desde tres cuartos de campo para el cabezazo incontestable del 'Niño', inalcanzable para Valbuena.

Era el minuto 80 en el Carlos Belmonte, él había entrado en el 73 en lugar de Francisco Narváez, 'Kiko', un ídolo para él. Después le han seguido 128 tantos más con la camiseta rojiblanca. "Cada gol que he marcado después del primero ha sido un regalo", decía el futbolista en esta segunda etapa con el club de su vida.

1 de septiembre de 2002. EL ESTRENO EN PRIMERA DIVISIÓN

El Atlético logró el ascenso a Primera División en el curso 2001-02, de vuelta a la elite con Luis Aragonés al frente del equipo y con Fernando Torres, que se estrenó en la máxima categoría el 1 de septiembre de 2002 con un empate a dos en el Camp Nou contra el Barcelona, en el que jugó los 90 minutos con el conjunto rojiblanco.

Su primer gol fue quince días más tarde, el 15 de septiembre de 2002 en el estadio Vicente Calderón contra el Sevilla (1-1), cuando en el minuto 57 batió la portería de Notario. El atacante madrileño ha marcado 102 goles en Primera División, los dos últimos en su despedida de este domingo contra el Eibar.

2 de noviembre de 2003: EL GOLAZO AL BETIS

"Pensaba que podía llegar de cabeza, vi el balón mucho más largo, era la única posibilidad que había y salió bien", decía Fernando Torres el 2 de noviembre de 2003, al término de la victoria por 1-2 contra el Betis en el Benito Villamarín con dos goles suyos, uno de ellos para el recuerdo; uno de sus mejores golazos como rojiblanco.

En el minuto 41, recibió un pase alto y cruzado que conectó con una media chilena, a una altura que parecía inalcanzable, con un derechazo incontestable que se coló en la escuadra de la portería de Koke Contreras, que maravilló al fútbol español y que permanece imborrable en su memoria y en la de todos los aficionados atléticos.

6 de febrero de 2005. UN 'DOBLETE' INCONTESTABLE EN EL CAMP NOU

El Barcelona no perdía en su campo desde diciembre de 2003 y el Atlético avistaba el choque con muchas más dudas que certezas. Fernando Torres era el líder indiscutible del equipo rojiblanco, como también lo fue el 6 de febrero de 2005 en el Camp Nou con un partido sensacional y un 'doblete' insuperable para su adversario.

En el minuto 2 abrió el marcador frente a Víctor Valdés a pase del argentino Ariel 'Caño' Ibagaza; en el 94, de penalti, cerró un triunfo por 0-2 con un valor incalculable entonces para el Atlético y para él, reivindicados con una victoria de prestigio. Al curso siguiente también conquistó el Camp Nou con dos goles (1-3).

20 de mayo de 2007: LA DERROTA 0-6 CONTRA EL BARCELONA

"Nunca había vivido un palo como este. Nos va a costar dormir muchas noches. Parecía que nos podían meter 20. Ahora hay que estar juntos y confiar en nosotros y olvidar esto lo antes posible", decía Fernando Torres al término de su peor derrota con el Atlético, un 0-6 con el Barcelona sonrojante en el estadio Vicente Calderón.

Dos goles de Messi, uno de Zambrotta, uno de Ronaldinho, uno de Andrés Iniesta y uno de Samuel Eto'o desbordaron como nunca al conjunto rojiblanco. Fue una decepción para él. "Era una de nuestras pequeñas victorias durante la temporada. Pensábamos que eso probaba que podíamos estar a un alto nivel si hacíamos las cosas bien. Pero todo era una ilusión y me di cuenta aquel día. Tuve que seguir adelante", relató después, ya en el Liverpool, a 'The Times'.

4 de julio de 2007: "ESPERO QUE ESTO SEA UN HASTA LUEGO"

"Llegó una oferta y les pedí que la escucharán. La decisión fue mía (...) La decisión ha sido difícil, pero creo que ha sido un gran paso adelante (...). Estoy orgulloso y lo estaré siempre de ser atlético. Esté donde esté mi corazón siempre será atlético. Espero que esto sea un hasta luego", aseguró Torres, emocionado, en una abarrotada sala Vip del Vicente Calderón el 4 de julio de 2007.

Era "un chico de 24 años, que comprendió algo muy duro"para él: "Que necesitaba marcharme del Atleti para que el club pudiera crecer y yo pudiese crecer". Era un punto y aparte, después de una década al servicio del club, para tomar rumbo al Liverpool, después al Chelsea y luego al Milán, para entre medias ganar con la selección española un Mundial y dos Eurocopas que festejó con el escudo del Atlético. Fue realmente un hasta luego. Volvió a casa en 2015.

4 de enero de 2015: TORRES LLENA DE ILUSIÓN EL CALDERÓN

Parecía un día de partido en el Calderón, coches en las aceras, riadas de gente, colas interminables... Era el momento esperado durante años por la afición del Atlético, la vuelta a casa de Fernando Torres, que desbordó todas las previsiones, con 50.000 espectadores en las gradas para aclamar a su 'Niño', de regreso.

En una presentación nunca vista en el Manzanares, seguramente irrepetible jamás, un cuarto de hora antes de las 14.00 horas, con el '19' a la espalda, acompañado de sus dos hijos, salió del túnel de vestuarios. El estadio estalló de júbilo. "Es muy bonito volver a casa. Algún día me tendréis que explicar que he hecho yo para que me tratéis así de bien. Llevaba mucho tiempo esperando este momento (...) Gracias de corazón. Siempre estáis por encima de lo que uno puede esperar", dijo ese día a la afición del equipo de su vida.

"No había un motivo para acercarse al Calderón aquella mañana, es como un hijo se va de casa y vuelve a los siete años y su familia está ahí para decirle 'hola'. Así me sentí yo y fue el momento más especial que he vivido como futbolista. Y no ha sido ni un partido ni un gol", rememoró después sobre aquel recibimiento.

7 de enero de 2015: EL REESTRENO CON UN TRIUNFO EN EL DERBI

De titular, en el derbi, en el Vicente Calderón y con victoria (2-0) en los octavos de final de la Copa del Rey. El reestreno de Fernando Torres con el Atlético de Madrid, siete años, seis meses y 21 días después de su anterior partido como rojiblanco, el 17 de junio de 2007 contra Osasuna (1-2), tuvo toda la emoción esperada.

51.000 espectadores acudieron al Vicente Calderón para aclamar a su equipo y al atacante en aquel partido, desde el mismo momento que su nombre sonó por la megafonía. También fue su primera victoria en un derbi frente al Real Madrid, al que luego le siguieron más, entre ellos el 4-0 de la campaña 2014-15 en el Vicente Calderón.

15 de enero de 2015: EL 'DOBLETE' GOLEADOR EN EL BERNABÉU

"Estoy feliz". Era el resumen de Fernando Torres en su reencuentro con el gol con el Atlético, en el Santiago Bernabéu, ante el Real Madrid y en un partido decisivo en la Copa del Rey, la mejor culminación a sus primeros días de vuelta a casa, repletos de vivencias y de momentos inolvidables para el delantero madrileño.

Al primer minuto de cada tiempo, su actuación fue decisiva con dos goles, los dos a pase de Antoine Griezmann. El 0-1 de volea, directa a la red de la portería rival nada más comenzar el choque; el 1-2 con un recorte que dejó fuera de acción a Pepe y con un disparo raso ante Keylor Navas para dar la clasificación al equipo.

6 de febrero de 2016: "CIEN SON MUCHOS REGALOS CON ESTA CAMISETA"

En el minuto 90, a pase de Luciano Vietto, Fernando Torres anotó el gol cien de su carrera con el Atlético frente al Eibar. Su camiseta tenía destino. "Este gol es tuyo", le dijo a Manuel Briñas, la persona que con once años le dijo que llegaría a ser futbolista del equipo rojiblanco cuando probaba en el campo de Cotorruelo.

"Mucha felicidad por el gol primero, por la reacción de la gente después, de mis compañeros, del banquillo... Y mucha satisfacción. Si miras atrás, cien goles son muchos. Cuando era un niño y venía aquí al estadio a ver a mi equipo lo máximo que podía soñar era poder vestir la camiseta algún día. Habría sido suficiente y si podía pedir un poco más marcar un gol", repasó tras el encuentro.

5 de abril de 2016: EL GOL Y LA EXPULSIÓN EN EL CAMP NOU

"Es uno de mis peores días como futbolista", decía el delantero tras su expulsión por doble amarilla en el partido de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones de 2015-16 frente al Barcelona en el Camp Nou. Había marcado el 0-1, pero la rigurosa determinación del árbitro le envío a la ducha en sólo media hora.

La primera fue por una falta sobre Neymar, la segunda por una acción sobre Busquets, con el debate abierto de si era merecedora o no de la amonestación. El Atlético perdió 2-1 y Torres no pudo jugar el encuentro de vuelta, pero su gol en la ida fue indispensable para la clasificación del equipo rojiblanco, ganador 2-0 en la vuelta.

28 de mayo de 2016: LAS LÁGRIMAS DE MILÁN

La imagen de Fernando Torres llorando, mirando al cielo de Milán, recién derrotado en la tanda de penaltis de la final de la Liga de Campeones en San Siro, el partido de su "vida", como él lo había calificado en los días previos, fue una de las instantáneas de aquel encuentro, de aquella oportunidad frustrada, otra vez cruelmente.

"Fue un momento triste, duro, ver a mis compañeros rotos. Una tristeza sincera, unido al apoyo de la gente, a los aplausos y al sentimiento de orgullo unos por los otros. Fue un momento duro que va a ser difícil de olvidar", contó unos días después ya en Madrid. "Ese penalti lo hemos fallado todos. Y volveremos", añadió.

2 de marzo de 2017: EL TREMENDO SUSTO DE RIAZOR

Un golpe en la cabeza con Álex Bergantiños y una caída tremenda, desplomado e inconsciente, sobre el césped del estadio de Riazor conmocionaron durante unos minutos a todo el fútbol español, pendiente del estado del delantero, atendido sobre el césped durante cinco eternos minutos de preocupación, alarma e incluso lágrimas entre sus compañeros y evacuado a un hospital de La Coruña.

Las pruebas descartaron alteraciones y lesiones traumáticas. Un día después, Fernando Torres fue dado de alta. "Son cosas del fútbol y nos puede pasar a todos. Por suerte ha quedado todo en un susto y ahora estoy contando los días y las horas para volver a entrenar con mis compañeros", afirmó el atacante, que reapareció once días después en la convocatoria del equipo frente al Bayer Leverkusen.

21 de mayo de 2017: TORRES HONRA AL CALDERÓN

Era un partido con una connotaciones emocionales indudables, el último de competición oficial en el estadio Vicente Calderón, el hogar durante 50 años del Atlético de Madrid. Era la despedida contra el Athletic Club. Y ahí lució Fernando Torres, con dos de los tres goles de su equipo en apenas dos minutos, del 8 al 10.

"Decimos adiós a nuestra casa, a este Calderón que tanto queremos, al que muchos llegamos de la mano de nuestro abuelo y hoy venimos con nuestros hijos, padres y amigos. Hoy enterramos miles de recuerdos en este campo, en el Paseo de los Melancólicos, los puentes... Infinidad de historias", remarcó el delantero.

16 de septiembre de 2017: EL SAQUE DE HONOR DEL METROPOLITANO

"Todo lo vivo muy intensamente, porque el último año del Calderón y este nuevo comienzo del estadio son momentos que van a quedar para la historia. Los recordaremos para siempre. Ha sido un honor poder estar (en el saque de honor) con José Eulogio (Gárate) y con un chico de la cantera, que ojalá veamos con el primer equipo", dijo Fernando Torres, protagonista en la inauguración del nuevo estadio.

"Otro premio que me llevo. Son recuerdos para siempre", añadió entonces el atacante, que hizo el saque de honor del Metropolitano en el primer partido frente al Málaga, ganado por 1-0. "Para mí, personalmente la satisfacción que es vestir esta camiseta delante de estos aficionados y sentir el cariño que me tienen es sin duda mi mayor triunfo", dijo aquel 16 de septiembre.

9 de abril de 2018: "ES MUY DIFÍCIL DECIR ADIÓS"

"Para mí es muy difícil decir adiós por segunda vez, porque mi idea en mi cabeza era colgar las botas aquí, pero no quería hacerlo de esta manera, porque me siento con fuerzas, físico y quiero seguir jugando (...) Es una decisión que no ha sido sencilla, me ha costado tomarla, pero en este momento la realidad y las circunstancias indican que es lo mejor". Así anunció Torres su adiós del Atlético.

En un acto publicitario en Madrid, después de que Simeone unos meses antes había afirmado que no haría todo lo posible para la continuidad de Fernando Torres, el atacante hizo pública la decisión de cerrar su carrera como rojiblanco al final de esta temporada.

16 de mayo de 2018: EL TÍTULO INCOMPARABLE DE TORRES

La final de la Liga Europa cumplió el anhelo más apasionante de la carrera de Fernando Torres: ganar un título con el Atlético de Madrid. Lo había perseguido siempre, lo había soñado desde niño y lo logró en Lyon contra el Marsella (0-3). Saltó al campo en sustitución de Griezmann para los instantes finales del duelo.

Levantó la copa junto a Gabi Fernández, el capitán, con emoción y con una felicidad enorme. "Es un final fantástico. Cuando uno tiene sueños de pequeño, este era el mío, ganar un título con mi equipo. Los sueños se pueden cumplir con trabajo, lucha y sacrificio como me ha enseñado el club. Siento una felicidad difícil de explicar".

18 de mayo de 2018: "NADA ES IMPOSIBLE Y SI ERES ATLÉTICO MENOS"

La emoción interrumpió su discurso en la fuente de Neptuno, en la celebración del título europeo conquistado dos días antes en Lyon. Era el día que tanto había esperado. "Hace 22 años yo estaba allí, era un niño con 11 años y venía a ver al Atleti del 1996 que consiguió el 'Doblete' (de Liga y Copa) y soñaba con algún día poder estar aquí (en Neptuno). Ha pasado mucho tiempo y durante toda mi carrera he ganado muchas cosas, pero sin duda esta es la mejor, sin duda", remarcó el atacante ante miles de atléticos en Neptuno.

"Para todos los niños que tengan sueños: nada es imposible, y si eres atlético, menos", enfatizó el futbolista.

20 de mayo de 2018: EL ÚLTIMO PARTIDO CON EL ATLÉTICO

De capitán, junto a sus hijos a la salida al campo, con el trofeo de la Liga Europa para ofrecérselo a su afición, con todo el campo cantando su nombre, con los decibelios altísimos, con emoción, comenzó su último partido con la camiseta rojiblanca, con el equipo de su vida, ante su gente, su público, en el Wanda Metropolitano.

Por si fuera poco, él marcó el 1-1, a pase de Ángel Correa, en el minuto 42, para nivelar el choque, para hacer 'explotar' de nuevo el estadio, como lo hizo después con el 2-1 a la hora de juego, a pase de Diego Costa, insuficiente para la victoria -luego empató el Eibar-, pero no para una fiesta inolvidable en el Metropolitano, que concluyó con sus lágrimas de emoción en un homenaje inolvidable.

Efe