Tres maneras de ganar

El Barça calca las cifras del año pasado, en el que llegó a 100 puntos. Diego Costa marca ya más goles que Falcao con el Atlético. El Madrid juega bien y golea, aunque cambie de sistema

El Barcelona «democratiza» el gol

BARÇA, 40 PUNTOS

Leo Messi aplaudía desde la grada los tantos de sus compañeros al Granada. No puede ayudarlos porque está lesionado y ése será su sitio lo que resta de 2013. Neymar ocupó su posición en el campo, pero el vacío que están dejando sus goles lo están supliendo de forma «democrática» entre todos los compañeros, empeñados en pelear contra la famosa «Messidependencia». Eso sí, el debate sobre el juego se mantiene. «La gente se divierte más de lo que se dice», afirmó Martino, que, otra vez, como contra el Rayo, tuvo que justificarse pese a que su equipo goleó. «Yo vi un buen Barcelona. A lo mejor tengo una mirada sobre lo lindo que es un poco más variada que la vuestra. Me parece lindo un gol con 20 pases como ante la Real y otro de tres», continuó Martino para explicar los tantos a la contra. El técnico se agarra a los números y lo cierto es que el Barcelona casi está calcando los del curso pasado, en el que acabó la Liga con el récord de 100 puntos. De momento suma 40, los mismos que en la jornada 14 de la temporada 2012/13, aunque con 42 goles, seis menos que con Tito. En lo que sí mejora es en los tantos recibidos (ocho, por 16 hace un año). La principal diferencia es la distribución de los goles. Con Vilanova, Messi era el final de prácticamente todas las jugadas. Acumulaba 21 tantos a estas alturas, el 43,75 por ciento del total del equipo. Ahora lleva ocho (el 19,04), en parte porque se ha perdido muchos encuentros. La novedad es que Alexis le ha igualado como máximo anotador y Pedrito está a sólo una diana. Quinto en la lista figura Neymar (4 tantos), que asumió la responsabilidad que le pedían ante el Granada y bajó mucho al medio para lograr superioridad. A falta de que mejore la puntería, el brasileño es el mejor asistente, con ocho pases de gol. Además, parece entenderse bien con Iniesta, el mejor antídoto para que la baja de Messi duela menos.

Los milagros del «Cholo»

ATLÉTICO DE MADRID, 37 PUNTOS

La tercera vía de la Liga, la que atenta contra el poder establecido, añade unas cuantas dosis de sacrificio, intensidad y fe en lo que hace a las cualidades de sus jugadores. Por eso no es extraño que el Atlético sea el líder en estadísticas como faltas cometidas o balones recuperados. También es el equipo que menos oportunidades de gol concede al rival entre los tres de arriba. Al sudor y la solidaridad se añade la explosión goleadora de Diego Costa. El hispanobrasileño camina a ritmo de un gol por partido. Ha marcado catorce en catorce encuentros y para algunos ha necesitado muy poco tiempo. Como para el que marcó el sábado contra el Getafe. No llevaba ni siquiera 10 minutos en el campo cuando enganchó una chilena, prima lejana de las de Hugo Sánchez, pero igual de impactante. Gabi es el espíritu de Simeone en la cancha, el jugador que muerde en el centro del campo con el mismo número 14 que lucía el «Cholo». Pero Diego Costa es la cara del equipo. Después de vivir varios años entre la consideración de futbolista con futuro y suplente apañado, la temporada pasada se convirtió en el mejor socio de Falcao. Pero este curso ha superado ya las marcas goleadoras del colombiano. Radamel había conseguido 11 goles en los primeros 14 partidos de la temporada pasada. Diego ha marcado tres más sin oscurecer las funciones de David Villa. El máximo goleador histórico de la Selección ha conseguido ocho tantos en Liga. Después de que el Barcelona se lo quitara de encima por su sueldo y sus lesiones, el asturiano ha marcado los mismos tantos que Messi. Los milagros del «Cholo».

Un equipo en plenitud y con muchas variantes

REAL MADRID, 34 PUNTOS

Cristiano Ronaldo trabajó ayer con suavidad en el gimnasio y hoy se le realizará un estudio radiológico para comprobar si, además de las pequeñas molestias, tiene algo más, aunque en el club están confiados.

El equipo rebosa seguridad. No sólo por la salud de su mejor futbolista, sino también por el juego colectivo. Las dudas con las que comenzó han quedado muy atrás y el Madrid ha encontrado el punto que buscaba, en donde ni las bajas ni los cambios de sistema alteran su personalidad. Si falta Khedira tiene soluciones para sustituirlo. Si Ronaldo se va con dolor, el equipo se rehace y golea.

En la primera media hora frente al Almería se vio a un Madrid paciente y combinativo, que pasó por encima del rival. Y eso que estrenaba modo de jugar, con Illarramendi junto a Alonso e Isco en la media punta. Ancelotti siempre ha dicho que va a jugar con el sistema en el que sus futbolistas se encuentren cómodos y no le puede salir mejor. Ahora, el equipo puede afrontar los encuentros con dos mediocentros o emplear el 4-3-3, con Modric y Casemiro junto a Xabi. Tras los titubeos del principio, cuando el plan no parecía definido y que es lo que le tiene a seis puntos del líder, el Madrid cuenta con dos planes de juego y ambos al mismo nivel de importancia.

Y con una plantilla extensa que se muestra competitiva pese a las bajas. Sin laterales, sin Khedira y muchos minutos sin Ronaldo y con Modric en el banquillo, el Madrid ganó con facilidad en campo contrario, lo que antes se le atragantaba, y acabó jugando con Jesé, Morata y Casemiro sin que bajase el nivel. Un equipo en plenitud.