Un testimonio que confirma sobornos en los mundiales de 1998 y 2010

La Policía suiza en la sede de la FIFA en  Zurich
La Policía suiza en la sede de la FIFA en Zurich

Un exdirectivo de la FIFA que fue procesado por un tribunal de Nueva York confesó en 2013 que había aceptado sobornos para designar las sedes de las Copas Mundiales de Fútbol de 1998 y 2010, según informaron hoy fuentes judiciales.

La declaración del exdirigente deportivo, Charles Gordon Blazer, que fue hecha en una sala cerrada el 25 de noviembre de 2013, fue difundida por el tribunal que llevó la causa a partir de una reciente petición hecha por varios periodistas.

“Chuck” Blazer fue dirigente de la Confederación Norte, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf) y hace dos años se declaró culpable de varios cargos, incluyendo el de sobornos y lavado de dinero.

En su declaración, de 40 páginas, reconoce que tanto él como otras personas aceptaron desde 1992 una serie de sobornos para elegir la sede del torneo de 1998, que finalmente se jugó en Francia, y también para el que se disputó en 2010 en Sudáfrica.

Investiga la adjudicación de los Mundiales de Rusia 2018 y Qatar 2022

La investigación del FBI sobre la FIFA incluye un escrutinio a cómo la organización que regula el fútbol mundial otorgó los mundiales de 2018 a Rusia y de 2022 a Qatar, dijo un funcionario de las agencias de la ley estadounidenses. El funcionario, que habló bajo condición de anonimato, dijo a Reuters que la revisión de las adjudicaciones para organizar el máximo torneo del fútbol será parte de la investigación de un caso anunciado la semana pasada sobre dirigentes de la entidad.

Fiscales suizos dijeron la semana pasada que estaban investigando la adjudicación de ambos Mundiales. Entre los temas que investiga el FBI está la administración de la FIFA por su presidente Joseph Blatter, quien anunció sorpresivamente su renuncia este martes pocos días después de obtener su quinto mandato al frente de la organización.