Xabi Alonso, una especie única

Es difícil encontrar en el mercado un futbolista de sus características. A cuatro días de ser libre para negociar, todavía no ha renovado

El Madrid no ha perdido desde su vuelta y él firma 91 por ciento de acierto en los pases.
El Madrid no ha perdido desde su vuelta y él firma 91 por ciento de acierto en los pases.

Madrid- Xabi Alonso está muy cerca de firmar el último gran contrato en el fútbol de élite y no tiene ninguna prisa. Después de una larga carrera en España e Inglaterra es un referente en el Real Madrid y en la Selección campeona del Mundo, es decir, uno de esos futbolistas que ahora mismo puede elegir dónde jugar. «Depende de él, si quiere seguirá y si no, se marchará», insisten en las oficinas del Bernabéu, donde su silencio no intranquiliza, pero sí da pistas de lo que puede suceder más adelante.

El centrocampista ha empezado a jugar regularmente después de encadenar dos lesiones de importancia. Primero apareció la pubalgia que le acompaña hace tiempo y por la que tuvo que pasar por el quirófano en verano y le obligó a perderse la Copa Confederaciones. Después, cuando estaba listo para reaparecer, se rompió el quinto metatarsiano del pie derecho y su vuelta se retrasó. «Hasta que esté totalmente recuperado no quiero hablar de mi futuro», confesó el propio Xabi, al que ya se le han atribuido acuerdos con la Juventus y con el Chelsea para reencontrarse con Mourinho.

Mientras sigue el suspense y el día 1 de enero se acerca –fecha en la que será libre para entablar negociaciones con otros clubes para la próxima temporada– él ya se ha ganado la confianza de Ancelotti, que considera al centrocampista imprescindible en su sistema. «Ya he hablado con él y le he transmitido que, tanto yo como el club, queremos que se quede», ha admitido el italiano. Tiene claro que el equipo es mejor con Alonso en el campo, que su físico es fiable si no se le fuerza al máximo y que ahora mismo pertenece a una especie única.

Mirando al mercado, resulta complicado, casi imposible, encontrar un futbolista de sus características a un precio moderado y con la experiencia y el conocimiento del juego del vasco. Los hay más jóvenes, con más gol o superiores en el juego aéreo, pero la capacidad del «14» para marcar el ritmo y equilibrar el centro del campo, su fiabilidad, no la regalan en ningún sitio. Con 32 años recién cumplidos, está capacitado para rendir al menos dos temporadas más con una relación calidad-precio aceptable, teniendo en cuenta los precios de las posibles alternativas.

Gundogan, Pogba, Yaya Touré o Kondogbia serían opciones reales que el Real Madrid podría acometer, eso sí, ninguna precisamente barata (ver gráfico). Habría alguna más remota, como la de Javi Martínez, pero ni un terremoto sacaría ahora al ex del Athletic del Bayern de Múnich. Gundogan, ahora lesionado, es el alma del Dortmund de Jurgen Klopp y el más parecido a Xabi en cuanto a capacidad para hacer jugar al equipo. Como le sucede a Alonso, no necesita hacerse evidente para influir en la salud del grupo y los goles también los deja para los demás. Trabaja en beneficio del resto y tiene calidad para jugar en corto, en largo y conducir la pelota.

La opción Yaya Touré estaría lastrada por su edad, el único pequeño detalle en contra de un futbolista total, que en el Barça era un mediocentro y en el City es todo gracias a su mezcla de talento y músculo. Llega, corta, pasa y marca goles con una facilidad que asusta y es tan imprescindible para Pellegrini como lo fue con Mancini. Pogba y Kondogbia supondrían un plan a largo plazo, aunque con 20 años ya son importantes en el máximo nivel. Se trata de futbolistas del siglo XXI, que dominan el centro del campo –en especial el de la Juventus– y sus recursos les dan para sentirse cómodos en el área contraria. Son todo terrenos, una categoría en la que el chileno Arturo Vidal también tiene su hueco.

Lo bueno para el Madrid es que de momento no está descartado que Xabi no continúe y, además, el club ya ha iniciado la sucesión con Illarra y Modric. El ex de la Real debería ser la copia perfecta de Alonso en el futuro. Es disciplinado en el corte, ordena al equipo y sólo le sobra timidez en el desplazamiento en largo. Supone el punto de partida perfecto para el juego, mientras su evolución recuerda a la de Alonso a su edad. El croata crece partido a partido en los gustos de Ancelotti y el grupo agradece su cadencia y visión. Los dos ya están junto a Xabi y aprendiendo de él.

El termómetro del Madrid. Desde el 30 de octubre, fecha en la que reapareció tras su lesión en el pie, Xabi ha disputado 10 partidos (7 de Liga y 3 de Liga de Campeones) para un total de 722 minutos. El Madrid no ha perdido desde su vuelta y él firma 91 por ciento de acierto en los pases.