Real Madrid

Zizou tiene la palabra

El técnico debe decidir entre Isco y Bale. Keylor ha recuperado el tono, los laterales son letales y el centro del campo es incuestionable

El técnico debe decidir entre Isco y Bale. Keylor ha recuperado el tono, los laterales son letales y el centro del campo es incuestionable.

Keylor Navas ha recuperado su máximo nivel. Llega a la final en el mejor momento del año. Los laterales son lo mejor del equipo. Más decisivos en ataque por el desequilibrio que las mínimas ventajas que otorgan en defensa. Carvajal, más práctico en los últimos metros (centros perfectos). Marcelo, el desatascador, el agitador. Otorga soluciones siempre. Su especial toma de decisiones lo hacen la figura del equipo. Los centrales: Sergio Ramos, el líder, se crece y aparece en las grandes citas; su compañero y socio, menos fiable. Así y todo, son los más dudosos del engranaje de «ZZ».

Equilibrio

La zona ancha es incuestionable, equilibrada. El robo, ritmo y talento tienen nombre: Kroos, Casemiro y Modric. Además, llegan descansados. Arriba, Benzema, como siempre, la pieza más importante del puzle, polifuncional. Su posición, dañina. CR, en su nuevo rol de asesino por encargo. Es el gol.

La gran decisión

¿Quién será el elegido? A. Isco y su continuidad en gran momento de forma. B. Bale, el deseado, el potro vuelve de la inactividad. Su motivación, máxima: está en su casa y querrá galopar ante los suyos.

Estás piezas deben moverse sobre el tablero sin pasión y con la mente gélida, más digno de un Bobby Fischer o Karpov. Ambos son decisivos y diferentes. 1. Sobre una línea de cuatro y doble pivote no hay duda: Isco, entre líneas. 2. sobre línea de tres centrales, Bale, para matar y romper por las espaldas de cualquier pasillo y ayudar a desarticular los recorridos cómodos de los centrales.

La decisión, el míster. La mía, incluso sobre el 4-2-3-1 juventino: pongo al potro de Gales. ¡Ojo! Con certificado médico y el ok.

OJO CON....

La amplitud

Más que tener el balón en zona sin peligro, el Real Madrid debe tener en cuenta el concepto de amplitud para romper la defensa rival. Por eso Bale puede ser importante.

Los laterales

Carvajal ha llegado a tiempo para la gran cita: ¡uff! Es determinante: llega, centra y gol de CR. Tan fácil de escribir como difícil de hacer. Marcelo y su locura, una bendición.

Juego aéreo

Es un apartado en el que están igualados. Los centrales de la Juventus son seguros, pero, ¡atención!, han encajado a balón parado dos de sus tres goles. Y enfrente está Ramos...

LAS CLAVES DE LA JUVENTUS

Equipo «perro»: oficio, orden... Lo que en el argot del fútbol decimos: tienen madera. Buffon, su líder, ante su última cita y en su mejor versión: una garantía bajo palos. En los laterales, el MVP de las semis, Dani Alves: sobran los análisis y elogios. Su pasillo, el derecho, tanto en solitario o junto a Cuadrado, es el circuito mortal hacia Keylor (¡Alto riesgo!). Sandro, por izquierda, es eficaz, intermitente, pero jugón. Más suelto con tres centrales; en defensa de cuatro zonal mide sus recorridos.

Airbag

Los centrales, su airbag: colocación, dureza, control de los ritmos... Bonucci, Chiellini o Barzagli son la solidez. En el juego aéreo, infranqueables. La zona ancha, aparentemente la más frágil. Son generosos, tanto en doble pivote como si jugasen tres. Pjanic, el cerebro. Khedira, un todoterreno, y Marchisio, el camión de auxilio; hacen bloque, por el centro difícil de penetrar (son un embudo compacto).

Dybala

Dybala, el diferente. En su hábitat, una zona del campo donde suele buscar su pasillo de seguridad, requiere máxima atención. Como un intermitente, de la nada aprieta el interruptor y abanica, de derecha hacia dentro, en un replay «messiánico». Higuaín, el tanque; es el partido de su vida y le puede pesar la motivación. Mandzukic, como Frankenstein, en su nuevo puesto. Allegri lo ha reinventado. Espectacular.

¿Blancas o negras?

Sus fichas negras: tres centrales, cerrojo y contra; laterales de largo recorrido, doble pivote y Dybala flotando por zona derecha. Con blancas, dos centrales, laterales clásicos, y el pasillo derecho se transforma en mortal con Alves y Cuadrado. Doble pivote, Dybala libre....Allegri mueve elige color.