Emoción y lagrimas en el Safeway Open

Cameron  Champ, con su abuelo
Cameron Champ, con su abuelo

Mack “Pops” Champ nunca hubiera imaginado que llegaría a esto. No cuando su hermano mayor, Clyde, encontró una varilla y la dobló en forma de L antes de sujetar el agarre de su primer palo de golf. No cuando golpeaban pelotas en los campos abiertos cerca de las vías del ferrocarril cerca de su casa en las afueras de Houston, lo mejor que podían hacer, porque no se les permitía entrar al campo excepto como caddies.

Pero sucedió, su nieto, Cameron Champ, ganó el Safeway Open el domingo cuando el hombre que le enseño este deporty, Mack, de 78 años, lo vio en la televisión. Ha estado en cuidados paliativos en Sacramento. Era real, a una hora más o menos al sur de su ciudad natal, Cameron ganó y sollozó sobre el hombro de su caddie, Kurt Kowaluk, mientras se abrazaban.

”No importa qué suceda”, dijo Champ, “incluso si nunca vuelvo a ganar otro torneo o gano muchos, este será definitivamente el mejor momento de mi carrera en el golf”.

Adam Hadwin fue segundo a un golpe de Champ, Marc Leishman terminó tercero, a tres.