Kevin López y Marco, a semifinales de 800 en la repesca

La Razón
La RazónLa Razón

Luis Alberto Marco y Kevin López acometen esta tarde la misión de clasificarse para la final de los 800 después de su agónica clasificación a los tiempos de ayer. Ninguno de los dos representantes españoles se sintió a gusto en su serie matinal, en las que se corrió en marcas a su alcance. López se crispó a 300 metros de la meta y no pudo acelerar al final, como es su costumbre, pues confesó haber «tenido sensaciones malísimas, sentía las piernas como hinchadas». Marco admitió haber «salido reservón» y es «realista» para esta tarde. «Tengo una de las peores marcas, que sea lo que Dios quiera».

Sin embargo, los dos sevillanos tenían grandes ambiciones antes de iniciarse una competición en la que falta el podio olímpico al completo y Yuri Borzakovski, oro en Atenas 2004 e ídolo local. «En semifinales, tendré que buscar batir mi mejor marca para convertirme en el segundo español en correr una final de 800, tras Tomás de Teresa en 1991», decía Marco.

Su compañero de entrenamiento y plusmarquista nacional de una prueba con claro acento sevillano (Reina y Olmedo poseen la segunda y tercera marcas españolas de la historia) acredita el octavo tiempo en 2013 de los inscritos. Potencialmente finalista, cronómetro en mano, Kevin López lamentaba que «el sistema de competición hace que sea más dura la semifinal que la final. Hay tres ''semis'', por lo que sólo se clasifican por puestos los dos primeros, más dos por tiempo. Es decir, que tienes que correr para ganar una prueba que siempre es rápida porque la gente la lanza por si entra en la repesca». Mientras que en una hipotética final, «puede salir una carrera táctica y esprintar desde atrás porque hay tres premios». La respuesta, esta tarde.