Los derechos televisivos, la tumba de la FIFA

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Los sobornos para adquirir los derechos de las torneos están en el fondo de toda la trama de corrupción que ahoga al órgano que rige el fútbol mundial.

Doscientos millones de dólares, algo más de ciento ochenta millones de euros es el valor estimado por la Justicia estadounidense de los sobornos para la concesión de los derechos televisivos de los torneos organizados por las dos confederaciones en que se divide el fútbol americano, la Concacaf (Norteamérica, Centroamérica y el Caribe) y la Conmebol (Sudamérica).

Alejandro Burzaco, que se entregó el pasado mes de junio a la justicia estadounidense, es uno de los nombres clave. Hasta su detención era el consejero delegado de Torneos y Competencias, una de las mayores empresa de gestión de derechos televisivos de acontecimientos deportivos de Sudamérica. Estaba acusado de sobornar a varios dirigentes del fútbol sudamericano para adquirir los derechos audiovisuales de diversos campeonatos. La fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, ha reconocido en una conferencia de prensa que Burzaco ha admitido todos los cargos que pesan contra él y que ahora se extienden a los receptores de los sobornos. En las mismas fechas se detuvo a Hugo y Mariano Jinkis, otros dos empresarios televisivos en Argentina, vinculados a Burzaco a través de la empresa Full Play.

La trama alcanza también a una empresa española. El FBI ha registrado la sede en Miami de Media World, participada por la empresa española Imagina que, a su vez, pertenece a Mediapro. Igual que antes acusaron al brasileño José Hawilla, propietario de la agencia Traffic, que gestionaba el marketing de la FIFA desde hace años, y al vicepresidente de la división estadounidense de la corporación, Aaron Davidson.

“Directivos y empresarios del fútbol corrompieron los valores del deporte para enriquecerse”, dice la fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch. “Hay 16 nuevos acusados, todos ellos dirigentes del fútbol internacional en Sudamérica y Centroamérica”, añade. Entre ellos, Rafael Callejas, que fue presidente de Honduras entre 1990 y 1994.

Los otros 15 acusados son:

-Alfredo Hawit. (Hondureño). Presidente de la Federación Hondureña y presidente interino de la Concacaf. Detenido en Zúrich.

-Juan Ángel Napout. (Paraguayo). Presidente de la Conmebol. Detenido en Zúrich. Es el tercer presidente de la organización detenido en esta operación. Antes lo fueron su compatriota Nicolás Leoz y el uruguayo Eugenio Figueredo.

-Luis Chiriboga. (Ecuatoriano). Presidente de la Federación de su país. “No he renunciado ni voy a renunciar”, asegura.

-Marco Polo del Nero. (Brasileño). Presidente de la Confederación Brasileña, en la que sustituyó a José María Marín, detenido y extraditado a Estados Unidos.

-Ricardo Teixeira. (Brasileño). Presidente de la Confederación Brasileña entre 1989 y 2012. Antecesor de Marín en el cargo.

-Eduardo Deluca. (Argentino). Secretario general de la Conmebol hasta 2011. Renunció por problemas de salud.

-José Luis Meiszner (Argentino). Secretario general de la Conmebol hasta la semana pasada. Había sustituido en el cargo a Deluca.

-Romer Osuna. (Boliviano). Ex presidente de la federación de su país y tesorero de la Conmebol hasta 2013.

-Carlos Chávez. (Boliviano). Heredó los cargos de Osuna en la Federación de su país y en la Conmebol. Detenido en Bolivia en julio por corrupción.

-Héctor Trujillo. (Guatemalteco). Secretario de la federación de su país.

-Reynaldo Vásquez (Salvadoreño). Ex presidente de la federación de El Salvador.

-Manuel Burga (Peruano). Ex presidente de la federación peruana.

-Ariel Alvarado. (Panameño). Presidente de la federación panameña entre 2000 y 2011.

-Brayan Jiménez. (Guatemalteco). Presidente de la federación de Guatemala.

-Rafael Salguero (Guatemalteco). Ex vicepresidente de la Comisión de Asuntos Legales de la FIFA.