1-4: El final de una era

Perdió en octavos contra el Ajax tras haberse impuesto 1-2 en la ida. El equipo holandés fue muy superior al campeón de Europa, que sólo mostró carácter, mala suerte con las lesiones de Vinicius y Lucas Vázquez y los malos hábitos que lleva arrastrando toda la temporada. Se cierra el telón de la temporada y también de una época. Muchos futbolistas ya no seguirán el año que viene

En el minuto 83, cuando iba a rematar un pase de Modric, que sólo podía ser gol, Benzema se resbaló.

Cuando pase más tiempo, con frialdad y con perspectiva, se valorará mucho más lo que ha logrado este Real Madrid, esas cuatro Champions en cinco años con unos jugadores sensacionales. Pero será con el paso del tiempo, porque la derrota contra el Ajax, contra el joven Ajax de Tadic, cerró el telón y dejó un poso de amargura que acompañará al Madrid durante toda la primavera. Se acaba la temporada a primeros de marzo: no hay Copa, creer en la Liga exige una dosis excesiva de irracionalidad y la Champions, la querida Champions, ya es pasado.

Este equipo se merece gloria infinita, porque lo que sucedió en el Bernabéu tiene pinta de despedida, ya imposible de postergar, ess fechas que marcan el cambio de era, el fin de algo, pero también, y en eso ya trabaja el Real Madrid, el nacimiento de algo nueva. Ha sido la edad o el cansancio o que ya no había hambre o que las apuestas no han funcionado. Ha sido una mezcla de todo, también de mala suerte, claro, pero el partido contra el Ajax marcó el principio del fin.El Ajax fue mejor frente a un Madrid que le puso coraje, el gol de Asensio, pero también todos los defectos que le han ido acompañando a lo largo de la temporada y que ya fueron imposibles de seguir escondiendo o de esquivar y tirar hacia delante. Nada. Sin puntería, impreciso y con jugadores en una baja forma definitiva, el Madrid fue siempre a remolque de un gran Ajax.

Nada impresionó a los jóvenes holandeses, ni el recibimiento al autobús una hora antes del choque ni el ambiente del Bernabéu ni la historia del campeón de Europa. Nada hizo temblar a Tadic o a De Jong. Venía con oun marcador en contra y necesitaba probar su madurez en uno de los estadios más míticos del fútbol. Pues ya está maduro el Ajax.Hizo lo que quiso en el partido. Ni tembló cuando nada más comenzar el encuentro Varane remató al palo ni dudó un poco cuando en la segunda mitad el Madrid salió a la carga, con toda su mitología.

Tampoco el gol de Asensio hizo que perdieran el control de la situación. A todo contestó el Ajax, sintiéndose superior y hurgando hasta la agonía y la muerte en la fragilidad de un Madrid que perdió enseguida cualquier esperanza a la que agarrarse. Este equipo da lo que da, se ha ido cayendo por el camino, con sus mejores jugadores fuera de forma y sin jugar un partido tan decisivo.Solari tampoco queda bien retratado tras el choque. Su primera decisión fue, por lo menos, controvertida. Al hacer la lista definitiva de descartados, dejó fuera a Mariano y a Isco, al otro delantero y al mediapunta. Ni siquiera para una emergencia. Y Marcelo no jugó ni un minuto.

Eran decisiones arriesgadas, valientes incluso, pero sólo el tiempo y los resultados iban a juzgar si esa mano dura era acertada o hacía falta otra manera de actuar para meter a los jugadores en el objetivo común. No lo ha conseguido y ya sabe que su futuro está lejos del Bernabéu. Llegó para ser Zidane, pero era una apuesta a cara y cruz. Salió cruz.Tampoco tuvo suerte el Madrid. Hay épocas en la vida en la que no sabes por qué, pero el viento se pone en contra y ya es imposible luchar. Cuando tenía que remontar, cuando ya tenía el peso de dos goles en contra, en la misma jugada perdió a Lucas Vázquez y a Vinicius. Fue un pase largo del primero y ahí quedó tocado, que recogió el brasileño y al regatear al rival, se le cayó encima. Aguantó un poco más, pero se fue llorando.Había que levantar el resultado sin el jugador más trabajador y sin el delantero más peligroso.

El Madrid le puso el carácter y algunos momentos de acoso al rival, pero fue el Ajax quien dio sentido a todo. De Jong mandaba en el centro del campo y Tadic dirigía desde la media punta y para adornar su noche, marcó el tercero.Al Madrid no le puede reprochar haberlo intentado, sobre todo cuando Carvajal tiró de todos por la banda derecha y Modric de dejaba el aliento detrás de cada balón. Pero no hay más. Kroos ha perdido la fiabilidad y es un peligro para el Madrid, Nacho parece que está empezando, Bale sólo deja muecas de dolor, Asensio sólo amaga.

Benzema iba a rematar un pase de Modric, y ya lo he dicho: se resbaló. El Madrid.