FC Barcelona

Luis Enrique anuncia que dejará el Barcelona al final de temporada

El preparador asturiano sorprendió al término de la comparecencia al desvelar su futuro

El entrenador del FC Barcelona, Luis Enrique Martínez, durante el partido contra el Sporting de Gijón.
El entrenador del FC Barcelona, Luis Enrique Martínez, durante el partido contra el Sporting de Gijón.

Luis Enrique, técnico del Barcelona, anunció esta noche que no renovará su contrato con el club azulgrana a final de temporada porque necesita descansar y después de haberlo meditado mucho.

Sorpresa... A medias. Ganó el Barcelona 6-1 al Sporting y entonces Luis Enrique puso fin a las especulaciones sobre su futuro. «Quiero terminar esta rueda de prensa de una manera especial. Hoy os anuncio a todos que no seré el entrenador del Barcelona la próxima temporada», dijo el preparador del Barcelona. Al tercer año, y después de haber ganado, de momento, ocho títulos de los diez que ha disputado, el entrenador asturiano considera que ha llegado la hora de poner fin a su etapa como técnico del equipo del que también fue jugador durante ocho años. Su idea de ir firmando contratos cortos le da esta libertad de elegir, y pese a que en la previa del duelo contra el Sporting aseguró que estaba «pletórico», ayer señaló el porqué de su adiós: «El motivo es que mi trabajo lo vivo haciendo una búsqueda de soluciones y eso me da poco descanso. Necesito descansar y ése es el principal motivo», aseguró Luis Enrique, que desde hace tiempo daba cierta sensación de desgaste, de que no podía sacar más rendimiento a este equipo al que transformó en su primer curso, haciéndolo menos previsible y aportándole la contra como recurso, pero que este año ha funcionado mal como conjunto y está sobreviviendo por la pegada.

Equipos como el Real Madrid o el Barcelona desgastan mucho, y eso puede verse, por ejemplo, en las fotografías del día que llegan los técnicos comparadas con el día en que se van. «Es una decisión difícil, pero meditada y pensada. Lo tengo claro. Lo anuncio. Necesito descansar», aseguró antes de explicar que ya en la pretemporada tuvo una reunión con el presidente Bartomeu, con el director deportivo, Robert Fernández, y con el director de relaciones institucionales, Albert Soler, en la que les comunicó la posibilidad de que éste fuera su último año. El desgaste con la Prensa y el bajón de juego del equipo le han terminado de convencer, aunque hasta el último momento va a intentar conquistar lo que le queda en juego. En Copa ya está en la final, donde le espera el Alavés, y en la Liga se colocó líder provisional después del inesperado pinchazo del Real Madrid ayer ante Las Palmas. El Barça tiene un punto más, el equipo de Zidane tiene un partido menos, pero ambos dependen de sí mismos, si se tiene en cuenta que todavía queda un clásico por disputarse, en el Bernabéu. La Champions es una historia aparte después del 4-0 de la ida de octavos ante el PSG. Quizá por eso, para dar un incentivo para la vuelta del miércoles contra el conjunto de París, anunció ayer su adiós el técnico. «Quedan tres meses apasionantes en los que tendré dedicación plena», anunció el preparador.

«Nos quedamos con la boca abierta», indicó Rakitic que, como el resto de compañeros, se enteró ayer en el vestuario. Bartomeu lo sabía desde hace unos días. «Hay que aceptar su decisión. Hemos tenido un superentrenador estas tres temporadas», afirmó el presidente. Como todavía quedan meses para el final del curso, el club tiene margen de maniobra para buscarle un sustituto. El casting ha empezado: Sampaoli, Valverde, Koeman, Pochettino...