MENÚ
martes 25 junio 2019
18:50
Actualizado

Mané y Salah acercan la Premier al Liverpool

Los dos goles llegaron en la segunda mitad y con la victoria frente al Chelsea los "reds" continúan líderes a falta de cuatro jornadas para el final

  • Los jugadores del Liverpool celebran el gol de Salah
    Los jugadores del Liverpool celebran el gol de Salah /

    PETER POWELL / EFE

Tiempo de lectura 4 min.

14 de abril de 2019. 19:27h

Comentada
Isabel Pacheco.  14/4/2019

El día en el que se cumplían 30 años de la tragedia de Hillsborough, donde 96 aficionados "reds" perdieron la vida, Mané y Salah se encargaron, en dos minutos, de homenajear a las víctimas. Los goles de los delanteros locales bastaron para que el conjunto de Klopp se impusiese con contundencia al Chelsea de Hazard, que jugó de falso nueve y dejase la Premier más abierta que nunca a falta de cuatro jornadas para que la liga inglesa cierre el telón. Los de Klopp están dos puntos por encima del City, aunque los de Guardiola tienen un partido menos.

Minutos antes había ganado el City de Guardiola y el Liverpool llegaba al duelo frente a los "blues" sabiendo que sólo le bastaba una opción para conquistar una Premier que se le resiste desde 1990: ganar, ganar y ganar, como diría el maestro Luís Aragonés.

Ganar porque los hombres de Guardiola habían hecho sus deberes en la casa del Crystal Palace y con un patido menos, "los citizens" se ponían líderes. Anfield, que colgó el cartel de no hay billetes, se puso el traje de las grandes citas. Sabían los aficionados "reds" que el título de la Premier pasaba por vencer esta tarde a los de Sarri y por eso alentaron a los suyos desde que los jugadores cruzaran el túnel de vestuarios. No querían revivir aquella fría tarde de abril de 2014 cuando su Liverpool, con Brendar Rodgers en el banquillo y Luis Suárez como referencia arriba, dijo adiós al título liguero después de perder por dos goles a cero frente al Chelsea de José Mourinho. Aún se recuerda el resbalón de Steven Gerrard que abrió el marcador. Aquella Premier que el Liverpool tenía en el bolsillo la acabó ganando el Manchester City.

"Ésta es una historia completamente nueva", dijo Klopp en la previa al choque, pero hasta la segunda mitad, los aficionados no respiraron tranquilos.

La primera parte fue de claro dominio local, pero no llegaba lo más importante: el gol. Lo intentaron Salah, Henderson, Mané, pero el disparo de éste se marchó rozando el palo derecho de Kepa. También lo intentó Firminho, aunque el brasileño estaba en fuera de juego.

El Chelsea esperaba su momento y liderado por el de siempre, Hazard, los de Sarri salían rápidos a la contra esperando que en una de esas pudieran matar a los de Klopp.

La primera mitad llegó a su fin con empate en el marcador, pero en la segunda, el `Pool´ sí fue ese equipo letal que no sólo asusta a sus rivales de la Premier, sino a los de todo el continente. Una muy buena combinación entre Salah y Firminho acabó en los pies de Henderson que dentro del área la puso al segundo palo y ahí apareció Mané para poner, con un testarazo de cabeza a puerta vacía, por delante a los suyos en el minuto 50.

Se desató la locura con el gol del senegalés y cuando muchos aún seguían comentando la gran jugada de los chicos de Klopp, dos minutos después apareció Salah para sacarse un latigazo con la zurda que se coló por la escuadra de Kepa. Golazo del egipcio que prácticamente sentenciaba el partido.

El Chelsea apenas inquitió a los locales. Un remate al palo de Hazard en el minuto 58 fue lo más peligroso de un Chelsea que tendrá que seguir peleando para estar en la Champions la temporada que viene.

El Liverpool continúa líder a dos puntos del City que, con un partido menos, se verá las caras con el Tottenham y el Manchester United en las próximas cuatro jornadas. Los red tienen un camino más fácil y ya ven más cerca levantar un título que se les resiste 29 años.

Últimas noticias