Motociclismo

La apuesta al “12” funciona para Maverick

Viñales cambió de dorsal para olvidar el mal curso pasado. Ayer hizo la «pole» en Qatar

Maverick, en plena sesión de clasificación de ayer en el circuito de Losail
Maverick, en plena sesión de clasificación de ayer en el circuito de Losail

Viñales cambió de dorsal para olvidar el mal curso pasado. Ayer hizo la «pole» en Qatar.

Maverick ya no es el número 25. Eso está olvidado, nunca más. Con ese dorsal fue campeón del mundo de la categoría pequeña, sí, pero últimamente las cosas no estaban saliendo como él quería. Había que hacer un cambio, darle la vuelta a la situación, resetearse y mirar hacia adelante. Por eso, ya en el final del curso pasado borró de su carenado ese dorsal. «Ciao» al 25 y hola de nuevo al 12, un número que, según el propio piloto confesó, había llevado cuando era pequeño y con él había ganado a Márquez. La memoria es frágil y el propio Marc dijo que dudaba si le había superado o no en aquel entonces, pero que aquello era pasado y de lo que se trataba ahora era de reinar en MotoGP.

Para conquistar ese trono del campeón, Viñales se puso el dorsal de cuando se sentía superior a Marc y además cambió muchas otras cosas que le rodeaban. Ahora es Julito Simón su «coach», esa figura creada en los últimos tiempos y que no es otra cosa que un piloto retirado que aconseja y sabe escuchar porque estuvo antes en esa situación. Ayer en Qatar se le pudo ver muy cerca de Maverick cada vez que el catalán entraba en el box.

Los consejos debieron ser buenos, porque el nuevo número 12 hizo la primera «pole» de la temporada 2019 en un día en el que su compañero de equipo sufrió de lo lindo. Tras dos temporadas perdidas, parece que en Yamaha han recuperado el rumbo siguiendo las instrucciones de Maverick y no las de Valentino. Uno voló anoche en Losail mientras el otro se hundía hasta el puesto 14. «Soy muy lento», confesaba Rossi.

«He cambiado algunas cosas en el FP4 que me han gustado y me he sentido fuerte desde el principio», decía Maverick con el tono de los días buenos, de cuando se siente fuerte. Su apuesta al título es clara y la Yamaha, al menos en el desierto, funciona. Fue el más rápido por delante de Dovizioso y Márquez, los otros dos grandes candidatos a la corona mundial. Marc pasó por el suelo, como de costumbre, y aunque sufrió, el tercer lugar de la parrilla le permitirá luchar por el triunfo. La carrera será a las 18:00 a pesar de las caídas de ayer por la bajada de temperatura. Los pilotos querían adelantarla una hora para evitar riesgos, pero no será así.