Del Bosque: «No es momento de buscar culpables»

El entrenador, abatido durante el encuentro
El entrenador, abatido durante el encuentro

«Me encuentro desazonado, pero no es el momento de hundirse». Vicente del Bosque busca razones para no caer en el pesimismo, el peor enemigo de España en su estreno en el Mundial. «En el primer tiempo hemos encontrado espacios, aunque ellos nos presionaban arriba. Pero con dos o tres pelotazos a la espalda de nuestros defensas han encontrado los goles y nos han deprimido muchísimo. No hemos reaccionado y ellos, con una euforia extraordinaria, han ido a por nosotros», explicaba el seleccionador español en la sala de prensa del Arena Fonte Nova de Salvador de Bahía.

España acababa de sufrir la derrota más dura en los últimos años y Del Bosque no quería excusarse en un bajón físico después de una temporada larga. «Creo que no es una cuestión física», afirma. «Es un contratiempo que nadie esperaba, pero es algo que puede pasar en un Mundial», explicaba Andrés Iniesta. El héroe de Suráfrica jugó como siempre y disfrutó durante muchos momentos del partido. Al menos, hasta que llegó el primer tanto de Van Persie. Poco antes, Andrés había visto un hueco imposible entre la defensa holandesa para dejar a Silva solo delante del portero holandés. Pero la vaselina que intentó el canario se encontró con las manos de Cillessen. España pasó de la tranquilidad del 2-0 al empate a uno antes del descanso. «Ha habido momentos concretos decisivos, como el uno contra uno de David Silva. A continuación viene el gol del empate y es la frontera entre su optimismo y nuestro pesimismo», razona Del Bosque.

«Un gol antes del descanso es siempre duro, hemos salido bien pero nos hemos roto. Quizás entramos en ''shock'', pero somos España, campeones de Europa y del mundo y nos tenemos que levantar», reclama Piqué. «Algo ha fallado en la segunda parte. En la primera hemos controlado, pero en la segunda... Hay veces que no sale nada y tenemos que levantarnos»,asegura Piqué. «Es la peor derrota de mi carrera», decía Xavi. «Ha sido un partido realmente malo, una debacle. En la segunda mitad lo hicimos todo mal. Su gol al final de la primera parte nos hizo muchísimo daño», añadía.

A pesar de todo, el seleccionador encuentra la esperanza en la reacción de los jugadores. «La caseta ha reaccionado bien. Son buenos chavales y no ha habido miradas acusatorias hacia nadie», afirma el técnico español. «Habrá tiempo para hablarlo, las derrotas no vienen sólo por la actuación de un jugador. No es el momento de buscar culpables. Culpables somos todos y no se puede echar la culpa a nadie. Y menos, a Casillas», añade. El capitán siempre ha encontrado el apoyo del seleccionador, que no encuentra motivos para cambiar de portero. Tampoco encuentra relevo con Valdés lesionado. «Hay que levantar la cabeza, estamos muy dolidos y hemos hablado para solucionar esto entre nosotros. En el fútbol pasa de todo, hay que esperar porque puede pasar de todo. No ha sido un día bueno, sabemos que podemos dar mucho más», argumentaba Piqué.

Del Bosque se agarra a la experiencia del Mundial pasado, que ya comenzó con derrota ante Suiza. «No quiero comparar esta derrota con aquélla, pero son también tres puntos. Sólo hemos perdido un partido y no hay que acusar a nadie», dice.