Deportes

Nadal evita complicaciones en su estreno en Madrid

Se impuso al canadiense Aliassime por 6-3 y 6-2. En octavos le espera el estadounidense Tiafoe

Rafa Nadal en el duelo de esta mañana ante Felix Auger-Aliassime
Rafa Nadal en el duelo de esta mañana ante Felix Auger-Aliassime

Se impuso al canadiense Aliassime por 6-3 y 6-2. En octavos le espera el estadounidense Tiafoe

Nadal arrancó en Madrid con una victoria (6-3 y 6-3 en 98 minutos) ante Felix Auger-Aliassime. El triunfo para alcanzar los octavos del Mutua Madrid Open es la mejor terapia para una gira sobre tierra batida que no ha empezado como siempre. Las derrotas en las semifinales de Montecarlo y Barcelona ante Fognini y Thiem, los problemas físicos de los meses anteriores y las molestias estomacales al poco de aterrizar en Madrid han sembrado el camino de Rafa de incógnitas. Enfrente estaba una de las revelaciones de la temporada. El canadiense de 18 años ha sido este año finalista en Río y semifinalista en Miami, ha derrotado a varios “top 20” en 2019 y llegaba como una amenaza que no terminó de concretarse.

La pista Manolo Santana apareció descubierta para satisfacción de Nadal. No había techo, pero sí viento y mucho. No dejó de soplar durante el partido y fue una tortura para ambos. Rafa fue capaz de adaptarse mejor, aunque durante el primer set a ambos se les notó especialmente incómodos. Volaba la arcilla, había sonidos molestos procedentes de los pasillos, se agitaban las camisetas, la bola se descontrolaba... No hubo ritmo. Los dos se limitaron a defender su saque, pero los errores pesaron mucho más que los aciertos. Derechas que se iban fuera, cañas, golpes que se marchaban por mucho al pasillo de dobles... En el octavo juego, después de un globo imposible respetado por el viento, Rafa dispuso de su única bola de break. No falló y en 41 minutos encarriló el partido. Aliassime, campeón junior de Roland Garros y del Abierto de Estados Unidos, ofreció resistencia mientras su saque y su revés cruzado funcionaron. Pocos argumentos incluso para un Nadal destemplado.

El número dos del mundo ha asumido el torneo de Madrid como una fase de rodaje más para llegar a París. Nada de hablar de la búsqueda de su sexto título, de pensar en rondas finales, de mirar a Wawrinka, Nishikori o Zverev. Jugar y rodarse sin profundizar más allá. Se trata de recuperar sensaciones que no ha tenido esta temporada en la gira de arcilla. Coger temperatura para volver a sentirse a gusto. Un nuevo break en el arranque del segundo set le ayudó a afrontar con más tranquilidad al adolescente canadiense. Aliassime, que es el primer jugador del 2000 que entra en el “top 30”, no encontró más resquicios para inquietar al español.

En octavos le espera otro componente de la “Next Gen” -la nueva generación- tan publicitada por la ATP, el estadounidense Frances Tiafoe. El número 37 del mundo derrotó (6-4, 3-6 y 6-3) al alemán Kohlschreiber para volver a encontrarse con Rafa cuatro meses después de medirse en los cuartos de final del Abierto de Australia. Tiafoe fue la sensación de aquel torneo. Nadal se impuso por 6-3, 6-4 y 6-1 a un jugador que hoy buscará un imposible, la décima victoria de su carrera sobre tierra batida. Y Rafa, si el viento lo permite, a irse reconociendo poco a poco.