Fútbol

Polémica

La polémica "broma" a los hermanos Williams al hablar en euskera: "No hables en senegalés"

El famoso humorista Juan Dávila sacó a los hermanos Williams, jugadores del Athletic al escenario y no se cortó con sus ocurrencias racistas

Los hermanos Williams aguantaron las bromas racistas y sobre el euskera
Los hermanos Williams aguantaron las bromas racistas y sobre el euskeraTwitter

 Los hermanos Williams, Iñaki y Nico, jugadores del Athletic Club, acudieron esta semana al espectáculo humorístico de Juan Dávila, "La capital del pecado". El cómico español, conocido por su humor ácido y provocador, que está triunfando en las redes y llenando teatros, no defraudó a su público ni cambió su estilo

Juan Dávila comenzó su intervención con un chiste que algunos podrían considerar racista: "¡Calmaos! A mi espectáculo también vienen negros. ¿Qué pasa? La gente ve dos negros y un chino y se flipa".

La broma provocó un estallido de risas, tanto del público como de los propios futbolistas. Los dos Williams estuvieron en el escenarios, sentados en una silla, riéndose sin parar con las bromas muy políticamente incorrectas del humorista. Sabían a lo que iban y lo aceptaron, Iban a eso. Nico Williams le regaló a Dávila las dos camisetas que lucían con el escudo del Athletic Club.

En un momento de la noche, sonó el teléfono de Iñaki Williams. El futbolista se lo pasó a Dávila, Era una amigo que también estaba en el show y que aseguró que Iñaki había recomentado unos restaurantes. El mayor de los Williams se acordó y dijo el nombre, en vasco: "No entiendo nada, a mí en senegalés no, ¡eh!", contestó el humorista, imitando después lo que sería un senegalés hablando español.

Los hermanos Williams iban con un amigo, anónimo, del colegio. «¿Colegio? ¿Pero habéis ido? Tú no, ¿no?», le preguntó Dávilo a los hermanos. Nico dijo que él sí, pero que Iñaki no. «Algo aquí no me cuadra», decía el humorista.

El punto final de la pasada de la broma fue cuando aseguró que Nico se había blanqueado los dientes. "El negro, se ha blanqueado los dientes" y llamó a otro espectador a que saliese al escenario y le pidió que saltase la valla. Entonces se dirigió a Iñaki Williams. "Tú, ayúdale, que tú de esos sabes".

Las bromas de Dávila generaron diversas opiniones. Algunos consideraron que eran simplemente parte de su estilo humorístico, mientras que otros argumentaron que podían ser vistas como racistas. Sin embargo, los hermanos Williams lo llevaron con humor.