Polémica en Qatar por el diseño de un estadio: ¿Una vela o una vagina?

Imagen del polémico diseño del estadio Al-Wakrah, que estará acabado en 2018
Imagen del polémico diseño del estadio Al-Wakrah, que estará acabado en 2018

El peculiar diseño del primer estadio de la Copa Mundial de Qatar 2022 está dando de qué hablar en las redes sociales. Los arquitectos del estadio Al-Wakrah, con una capacidad de 40.000 espectadores, propusieron un diseño que se asemejara a las velas de un barco "dhow", utilizado tradicionalmente para la pesca de perlas, sin embargo, el resultado ha sido ambiguo y los aficionados al fútbol ya ha comenzado a "calentar"el Mundial en las redes sociales al afirmar que lo que parece realmente es una vagina, informa el "DailyMirror". El Al Wakrah es la primero de seis estadios, en los que el país organizador pretende invertir 140.000 millones de dólares (cerca de 104.000 millones de euros), además de la construcción de una red de ferrocarril, un puerto marítimo, y cientos de kilómetros de carreteras.

AECOM, la empresa responsable de la construcción del Al Wakrah junto a Zaha Hadid Architects, ha salido al paso de los comentarios y ha explicado que está "inspirado en el barco dhow que lleva generaciones de pescadores y buceadores de perlas"y que "el estadio entreteje el pasado de Qatar con su visión de futuro". "Los materiales y las técnicas sostenibles planificadas permitirán que el terreno de juego y las tribunas se enfríen a una temperatura ideal para la práctica del fútbol. El Al Wakrah Stadium es el comienzo de algo increíble". Estas afirmaciones también sirven para intentar acallar las críticas contra la FIFA por haber elegido la disputa del mundial en un país en el que durante el mes de julio reina un calor asfixiante y que la llevado a la FIFA a sembrar dudas sobre si la decisión ha sido acertada. Para lograr mantener la temperatura interior entre los 30 y los 32 grados, además del diseño, está previsto instalar un sistema de refrigeración que aprovecha las zonas de sombra, la aerodinámica y aparatos de ventilación mecánica.

Otras de las polémicas que ha rodeado la construcción de los estadios son las denuncias de los trabajadores, la mayoría inmigrantes, que indican que no se les proporciona comida y agua, y las acusaciones de corrupción que planean sobre la elección de la sede. Todas ellas han sido negadas por las autoridades qataríes.