Tenis

¿Qué final de Wimbledon fue mejor, la de Nadal y Federer en 2008 o la de Djokovic y Federer en 2019?

La última final de Wimbledon entre Federer y Djokovic fue memorable
La última final de Wimbledon entre Federer y Djokovic fue memorable

Novak Djokovic y Roger Federer dejaron para el recuerdo una final de Wimbledon memorable, inolvidable, que ha abierto un pequeño debate: ¿ha sido la mejor de la historia? ¿Puede competir con la que protagonizaron Rafa Nadal y el propio Federer en 2008? "Hay similitudes entre ambas, la más evidente es que yo perdí las dos", aseguró el tenista suizo. Estos son los argumentos de ambos encuentros.

6 julio 2008: Nadal gana a Federer

Desde siempre, el mejor partido de la historia era considerado el Borg-McEnroe de 1980, una final de Wimbledon que tuvo un tie break de 34 puntos en el que el estadounidense salvó cinco pelotas de partido y se llevó el desempate... Pero terminó perdiendo el encuentro (1-6, 7-5, 6-3, 6-7 [16/18] y 8-6). Pero entonces, el 6 de julio de 2008 Nadal y Federer se jugaron el título en la hierba de Londres y el propio McEnroe dijo: "Ha sido el mejor partido de la historia". El español venía de derrotar al suizo de paliza en la final de Roland Garros, con rosco incluido en uno de los sets, y estaba preparado para asaltarlo en su "casa", en la hierba. Ganó los dos primeros sets, pero cuando Federer parecía muerto llegó la reacción: remontó con dos tie breaks, el segundo espectacular, en el que salvó dos pelotas de partido, una de ellas con un passing de revés espectacular en carrera, e igualó el encuentro. A Rafa le podía haber pesado tenerlo todo a favor y verse así... Pero no. En el quinto set se impuso cuando apenas quedaba luz: el resultado fue (6-4,6-4, 6-7 [5/7], 6-7 [8/10] y 9-7). De no haber terminado el partido en ese último juego, el partido seguramente se hubiera aplazado al día siguiente, porque apenas se veía y la central de Wimbledon todavía no tenía techo. Casi en penumbra celebró el manacorense su éxito, que simbolizaba mucho: por el partidazo que hicieron ambos y porque suponía un cambio de ciclo: Federer había ganado las cinco últimas ediciones de Wimbledon y fue derrotado. Un mes después, Nadal alcanzaría el número uno del mundo por primera vez. El duelo duró 4 horas y 48 minutos de juego, pero en realidad fue toda la tarde, porque hubo dos interrupciones por la lluvia.

14 julio de 2019: Djokovic puede con Federer

Aunque en realidad no se trate de una competición, sino de disfrutarlas ambas, la última final de Wimbledon entre Djokovic y Federer fue tan grande que se ha ganado el derecho a mirar a la cara a la mítica entre el español y el suizo. A este partido le faltó la épica de la lluvia, porque en 2019 no ha llovido durante el torneo ni un día en Londres, pero superó en duración a la Nadal-Federer, con cuatro horas y 57 minutos, el duelo por el título más largo de la historia en el All England Club. La igualdad y la capacidad de resistencia mental de Nole y Roger es la que le ha llevado a ser considerada inolvidable. Federer no se hundió pese a perder dos tie breaks e ir un break abajo en el quinto set. Y Djokovic... Su capacidad de jugar bien los puntos decisivos le hizo campeón: tuvo hasta dos pelotas de partido en contra en el parcial definitivo, con saque del suizo, y las recuperó. Fue a remolque en el juego y en el transcurso de los sets, pero los desempates, los momentos clave, los dominó con claridad y mano dura. Y que el último set se decidiera en un tie break ayuda a dar más misticismo al partido. Por primera vez se estableció la norma de que si en el quinto parcial se llegaba al 12-12, el duelo se decidiría en un desempate. No pasó en ningún partido del torneo, sí en la final. En medio de todo, puntos espectaculares y de nuevo una calidad superior mostrada por ambos. Djokovic ganó 7-6 (7/5), 1-6, 7-6 (7/4), 4-6 y 13-12 (7/3) e hizo historia al igualar las cinco coronas de Borg en Londres y aumentó su leyenda: Federer es el rey de la hierba, pero el serbio le ha superado en las tres finales que han disputado allí.