Fútbol

Real Madrid, más físico, más fútbol

Más que el resultado, fueron las sensaciones. El Real Madrid ganó al Sevilla principalmente porque estuvo mucho mejor en la segunda parte. Con más balón, con más ocasiones, pero, sobre todo, con mucho más físico que el contrario. Superó ampliamente al Sevilla después del descanso y le hizo desaparecer: le encerró con la pelota y cuando la perdía, con la presión le impedía salir de su campo.

Modric acabó el encuentro presionando al defensa rival y robando un balón que fue el segundo gol. Hace un mes, el jugador croata no podía con las botas cuando se llegaba a la mitad de la segunda parte. El sábado lideró al grupo de Solari y junto a él destacaron otros futbolistas, como Casemiro, que tampoco estaba teniendo una temporada especialmente buena.

Si se continúa con esa línea se estarán cumpliendo las previsiones del club, que con el cambio de Lopetegui también quiso variar la preparación física del equipo. Desde la dirección se consideraba que si el Real Madrid no era competitivo era, sobre todo, porque los jugadores no estaban tan preparados como los rivales. Agotados muchos por el esfuerzo del Mundial y otros porque tardaban demasiado en ponerse en forma, el equipo fue superado, por ejemplo, por el Sevilla, en el encuentro de la primera vuelta. Por eso el choque del sábado disparó el optimismo de la grada y de todo el club.

El Sevilla apenas pudo presentar batalla ante un Madrid más entero que nunca según pasaban los minutos. Esta vez, el tiempo fue a su favor y así, por ejemplo, robó veinte balones más que en los últimos tres duelos de Liga.

Solari: Sin miedo a tomar decisiones

Cuando quedó a empezar claro que Isco no contaba para Solari, a Marcelo le preguntaron por el centrocampista andaluz y fue bastante tajante: dijo que son cosas que pasan y que hay que trabajar para solucionarlas. No esperaba el brasileño que él iba a ser el siguiente en pasar por el banquillo. Uno de los capitanes, con más de diez años en el Madrid, campeón de todo y un jugador absolutamente fundamental en los éxitos del conjunto blanco. Solari, sin embargo, no le ha puesto de titular en los últimos encuentros de Liga.

Si algo ha demostrado el argentino es que no va en tener reparos en prescindir de futbolistas si cree que es mejor para el grupo, al menos a corto plazo. Su objetivo ahora es conseguir que Isco y Marcelo entiendan que si vuelven a su estado físico tiene cabida en el once del entrenador. Son dos de los futbolistas con más técnica dentro del grupo y la temporada va a ser larga. Solari los va a necesitar, pero ya les ha dejado claro que sólo si ellos dan el paso adelante de convertirse en fundamentales.

El entrenador argentino apenas ha vivido un par de días tranquilos desde que llegó a la primera plantilla. Él sabía que no iba a ser sencillo, pero es imposible que imaginase todas las dificultades a las que se ha tenido que ir enfrentando. Desde derrotas hasta lesiones, todo rodeado de ruido. Ha sido una prueba de fuego. Si el partido contra el Sevilla es un punto de inflexión, entonces Solari ya está preparado para todo lo que venga a partir de ahora.

Pintus: De su método depende el éxito

En noviembre, el club se marcó la fecha de dos meses para ver la mejora física de su equipo. Y más o menos ya se está cumpliendo la fecha y ya se ve una mejor condición física de los futbolistas de Solari.

Pintus fue una petición de Zidane para la parcela física y la llegada de Lopetegui le dejó un poco de lado. Con Solari vuelve a estar al mando con un único objetivo: que el equipo llegue en plenitud a las eliminatorias de la Champions. La vuelta de las vacaciones de Navidad es dramática para los preparadores físicos: tienen que meter muchas cargas de trabajo en poco tiempo a jugadores que vienen de descansar. Ése puede ser uno de los factores de las lesiones que persiguen al Madrid estos días.
Pero el objetivo es a largo plazo. El plan es que los jugadores sean capaces de hacer un encuentro como el del Sevilla: acabar el choque presionando al rival y sin dejarle salir de su campo. Presionar arriba sin miedo porque el estado físico permite volver atrás con rapidez. «Me siento bien, el último mes y medio me siento bien», decía Modric, uno de los futbolistas al que más se le nota el cambio físico.

El croata llegó agotado del Mundial y de las vacaciones. Lo mismo le pasó a Varane, que después de un comienzo horrible, se le ve más fresco.

En el club saben que si esta temporada termina con éxito después de todas las dudas demostradas durante el primer tercio, gran parte de responsabilidad se deberá al trabajo de preparación física.

Vinicius: La valentía y el hambre de la juventud

Desde las oficinas nadie entendía lo que se estaba haciendo con Vinicius, el gran fichaje del Madrid esta temporada. Necesitaba aclimatación, pero se pensaba que su aportación podía ayudar a despertar del letargo al campeón. Y eso es lo que ha sucedido. Vinicius es frescura y atrevimiento, regates en un equipo en el que parecía que esa suerte se había olvidado. Es un jugador fundamental para cambiar el ritmo. Es verdad que aún le falta experiencia en sus decisiones y comete errores, pero es mucho más lo que está dando al Madrid. Al equipo le da salida en ataque y velocidad y a la afición la sensación de que aún hay futbolistas hambrientos.

Benzema: El nueve más fiable

Lo dijo Solari antes del encuentro contra el Sevilla: aun con el dedo roto, Benzema tenía que jugar. Porque ahora mismo no hay en la plantilla un jugador más fiable. Quién le iba a decir al francés que iba a ser el futbolista que liderara al equipo en los tiempos más tormentosos. Toda su sangre fría la ha empleado por el bien del equipo, haciéndole jugar en las situaciones más complicadas. Es verdad que se implica tanto en el juego colectivo y baja a ayudar que después resulta que no hay nadie en el área para rematar.

El Madrid tiene un problema de gol que no va a solucionar Karim porque es el delantero que es. Se necesita a todo el grupo para hacer esa función. Pero el equipo de Solari también tenía un problema de juego y uno de los principales responsables de la mejora sin duda que es el delantero francés.

Ceballos y Reguilón: Un paso adelante

Cuando la temporada pasada a Zidane se le torcieron las cosas mucho más que ahora, su gran decisión fue fiarse de los veteranos y apenas dejar espacio a los jóvenes. Lo sufrió mucho Ceballos, uno de los descubrimientos de este curso. Por fin empieza a tener peso en los partidos y no se limita a pases banales. Reguilón es el canterano que mejor huella está dejando. Ha jugado en las peores situaciones y no se le ha visto ni un ápice de duda.

Ramos: El capitán como ejemplo

No se está hablando mucho de los partidos que está firmando Sergio Ramos últimamente, pero si el Real Madrid acorraló al Sevilla en su campo durante la segunda mitad del encuentro, gran parte de responsabilidad se debe a los centrales. Varane ya no comete un fallo esencial por partido y Sergio Ramos ha encontrado el tono habitual a estas alturas de las temporadas, después de sus habituales despistes al comienzo de curso. La curva de rendimiento del central blanco se suele repetir todos los años y cuando llegan los momentos decisivos, se pone firme y pone firme a todo el equipo.

En el club son conscientes de que la jerarquía de Ramos ha sido la base de los éxitos y si el Madrid recupera el tono a partir de ahora, también habrá que mirar al central. Él ha pedido compromiso a todos y ha sido el primero en ponerse a ello.

Modric: El jugador más necesario

Abrumado por el cansancio del Mundial y por todo el ruido de los premios, a Modric apenas se le había visto en el primer tramo de la temporada. Los clubes temen los Mundiales porque luego son ellos los que pagan las resacas de los triunfos. Le ha sucedido al Madrid con el jugador croata, fundamental para que el equipo funcione. Contra el Sevilla tuvo una gran actuación, que se espera que sea la primera de muchas. Del nivel que dé Modric en lo que queda por disputar dependen las opciones del Madrid. «Lo que ha cambiado es que estuvimos en el campo como debemos estar siempre, algunas veces nos pasó que nos olvidamos, no estuvimos bien organizados en el campo», decía Modric después de la victoria del pasado sábado.