Tenis

Feliciano López gana el torneo de Queen's en invidual y en dobles con 37 años

Feliciano López celebra un punto ante Simon
Feliciano López celebra un punto ante Simon

Feliciano López quiere esperar a que termine el año para decidir su futuro, pero torneos como el de Queen's no acercan la retirada del jugador toledano. Porque con 37 años, 38 el próximo septiembre, Feli conquistó el emblemático torneo londinense al superar en la final al francés Gilles Simon (6-2, 6-7 [4/7] y 7-6 [7/2]). Un triunfo que le carga de moral para Wimbledon, donde estará al haber recibido una invitación. Como invitación tuvo para ir a Queen's en un año en el que apenas había ganado tres partidos. Felicino no mira al DNI ni al ranking, porque ahora mismo está por encima del 100 del mundo; mira a las sensaciones, y las que tiene en estos momentos son extraordinarias. Físicamente está fino y bien, y en hierba es capaz de plantar cara gracias a su forma de jugar. Queen's es el mayor éxito de su carrera. Ya lo había conquistado en 2017. En total, son siete torneos los que ha ganado Feliciano López, cuatro de ellos sobre la pista verde.

Porque en pasto se mueve de maravilla el tenista zurdo, de los pocos que quedan de la vieja escuela. Apoyado en su gran servicio conquista la red con facilidad, aprovechando a la perfección la velocidad de la superficie, y volea de cine. También utiliza mucho el golpe cortado, ya que la pelota no bota tanto como en otras pistas y dificulta los passings, aunque el revés de Simon le dio para defenderse de muchos de los ataques. En la final comenzó imponente Feli y con un break rápido se puso por delante. Pero quedaban dificultades. Y muchas. El francés es un tenista que engaña. Parece que no hace nada, pero pasa una bola, otra y otra, y cuando más inesperado es ataca. También juega muy bien a la contra. Es duro dentro de su apariencia frágil. Y se agarró a la pista en un tie break que tenía complicado. Pero del 4-3 pasó al 4-7 e igualó el choque. Vuelta a empezar. El campeón se decidiría en un set, que tuvo alternativas. Acusó Feliciano haber perdido el parcial anterior, pero logró salvar su saque. Después tuvo dos juegos de forma consecutiva para romper: un 0-40 y un 15-40. En total desaprovechó en el tercer set siete pelotas de break. Resistió Simon en una batalla fantástica entre opuestos: ganar la red o ser superado en ella. Hablaba Feli con su banquillo cuando no le salía algo, pero no perdía la calma. Con 6-5 en la tercera manga estuvo a un paso del éxito, pero falló el punto de partido estrellando el resto en la red.

Otro tie break para decidir al campeón. Pese a haber perdido el anterior, tampoco era mal plan para el español, que logró imponer su estilo, con el séptimo punto como mejor momento, porque se defendió primero como pudo, con su revés cortado, y terminó en la red estirándose como un gato. Puso el 5-2. Una distancia insuperable. Una derecha a la red de Simon fue el último golpe.

Lo celebró Feli, pero su trabajo en Londres no ha acabado porque apenas media hora después tenía la final de dobles junto a Andy Murray, que reaparecía después de su prótesis de cadera. Pues también vencieron, a Rajeev Ram y Joe Salisbury (7-6 [8/6], 5-7 y 10-5). En total, el toledano estuvo unas cinco horas en pista. Y levantó dos copas...