Deportes

El nuevo mensaje de Kyrgios contra Rafa Nadal por no apoyar a Djokovic en su cruzada

El español habló otra vez del del serbio. El australiano le acusa y asegura, además, que Djokovic le ha dado las gracias por defenderle

Nick Kyrgios, contra Nadal por Djokovic
Nick Kyrgios, contra Nadal por Djokovic FOTO: Elise Amendola AP

Es imposible escapar del debate que ha provocado lo sucedido con Djokovic en Australia. Para algunos, que ha encontrado en las vacunas el motivo de una rebelión no se sabe bien contra qué, es un héroe; para otros, alguien que no mide su acciones. Hay quien considera que ha actuado como si estuviera jugando al tenis, ignorando las grandes probabilidades y favoreciendo los remedios alternativos frente a la medicina tradicional. Y para algunos como Kyrgios, los que no han estado a la altura han sido los compañeros tenistas, ni su país, Australia.

Hawke dijo que es una amenaza a nuestras fronteras. No lo es. Ahora mismo, es como si fuera un arma de destrucción masiva. Está aquí para jugar al tenis, no molesta a nadie. El maltrato de la gente de Melbourne en este tiempo ha sido atroz”, ha asegurado de nuevo, siempre dispuesto a hablar de un asunto candente. “Entiendo el enfado por no estar vacunado y recibir una exención médica, pero si lo miran al pie de la letra, tiene toda la documentación”, continuó. Nick había apoyado a Djokovic en el comienzo de todo este asunto y el serbio, según ha dicho, se lo agradeció. “Novak me ha contactado por Instagram y me ha dicho ‘Gracias por defenderme’. Ni yo mismo me esperaba salir ante los medios para defenderle. Como persona, se siente bastante aislado por todo esto. Es una situación peligrosa en la que estar, cuando sientes que el mundo está en tu contra, cuando sientes que no puedes hacer nada”, ha dicho, poniendo al serbio de mártir

Considera que a los tenistas del resto del circuito les ha faltado solidaridad: “A nivel humano, necesita el apoyo de otros jugadores. Tsitsipas, entiendo que tengas tu punto de vista sobre la vacunación. Murray, siempre políticamente correcto. Nadal, lo que sea..., pero, ¿dónde está tu apoyo a Novak? Imagina cómo se siente”.

La realidad actual es que todos los jugadores del Open de Australia, que comienza el lunes, necesitan una vacuna COVID-19 o una exención médica válida para participar. El ministro de inmigración del país canceló el viernes el visado de Djokovic, que no estaba vacunado, alegando consideraciones de salud y “buen orden”.

Djokovic, que ha apelado la decisión, se encuentra ahora ante una probable deportación y en el centro de una cuestión polarizadora, con seguidores en ambos lados del debate sobre la vacuna.

Para el jugador serbio de 34 años, mejor clasificado, el momento no podría ser peor. Se suponía que este Abierto de Australia sería el escenario de una coronación, ya que busca su récord de 21 títulos de Grand Slam, una hazaña que lo catapultaría por encima de sus rivales Roger Federer y Rafael Nadal, con quienes está empatado a 20.

Otros jugadores y ex entrenadores han instado a Djokovic a que acepte la vacuna COVID-19, diciendo que el tenis le necesita en la pista, no avivando los debates políticos.

Boris Becker, que entrenó a Djokovic de 2013 a 2016, dijo que la misma determinación y terquedad que alimenta la fuerza de Djokovic en la cancha puede ser también su debilidad.

“Es un luchador callejero. Esa es su mentalidad, y es lo que lo hizo grande y tan exitoso. Es difícil cambiar eso”, dijo Becker en una reciente entrevista con BBC Sport.

Djokovic ha atribuido a menudo su dureza a haber crecido en una Serbia devastada por la guerra en la década de 1990. En Serbia, Djokovic es venerado como un héroe nacional, que se sobrepuso a las adversidades en un país económicamente paralizado por la guerra, con poco pedigrí tenístico y pocas pistas de tenis, para convertirse en el jugador número 1 del mundo. Ahora es el número de la polémica