Cuatro juegos, 35.000 euros y un calvario

Almagro se retira en Australia entre acusaciones de haber jugado sólo por cobrar

Nico Almagro se despidió del Abierto de Australia en el primer set de su partido ante el francés Chardy
Nico Almagro se despidió del Abierto de Australia en el primer set de su partido ante el francés Chardy

Almagro se retira en Australia entre acusaciones de haber jugado sólo por cobrar

Hubo un tiempo en el que Nico Almagro (21-8-1985, Murcia) era un «top 10». Es el tercer jugador en activo con más partidos ganados sobre tierra batida, cuenta con 13 títulos, todos sobre arcilla, y durante cuatro años, entre 2010 y 2013, peleó con los mejores. Las lesiones le alejaron de la élite. Su prometedor arranque de temporada –cuartofinalista en Doha– se torció en Australia por los problemas físicos y su carácter volcánico hizo el resto en la sala de prensa. Cuando se le insinuó que había salido a jugar sólo para cobrar, que era consciente de que sus condiciones físicas le impedirían competir con el francés Jeremy Chardy, Nico estalló. «Salí a la cancha pensando que podía jugar, porque pensaba que estaba en condiciones. He sido ‘‘top-10’’, tengo más de 10 millones de dólares y no voy a jugar por 50.000 –35.000 euros–», aseguró.

Nico se retiró en el primer set, con 4-0 en contra y después de 23 minutos. La cantidad que se embolsó es la correspondiente a una primera ronda de un «Grand Slam», una cantidad fija. Pasadas unas horas Nico explicó su reacción en Twitter. «A quien le pueda interesar en referencia a mi retirada del Australian Open, quiero decir que se me preguntó en la rueda de prensa que si había jugado por dinero. Lo que me pareció tremendamente ofensivo. A día de hoy y en mis 15 años de carrera he jugado por pura ambición de ganar. Además y puesto que estoy esperando que nazca mi primer hijo para Febrero, la siguiente gira faltaré a varios torneos por lo que para mí era muy importante tratar de conseguir algún punto, y por eso jugué como he jugado en muchas ocasiones en mi carrera con dolor», aseguró en la red social.

Las lesiones le han llevado a Almagro a comentar en tono de broma que a estas alturas de su carrera le resulta más fácil decir en qué partes del cuerpo no ha estado lesionado. Isquios, cuadriceps, hombro, fascitis plantar, tobillo... Los problemas comenzaron en 2014 y desde entonces no ha podido disputar más de 44 partidos por temporada. De rozar el «top 10» pasó a despeñarse en el ranking y se encontró con la obligación de disputar «challengers» y recurrir a las previas para entrar en el cuadro principal de algún torneo. Con la llegada como entrenador del argentino Mariano Monachesi –ex de Coria, Chela o Robredo entre otros–, Nico Almagro estaba dispuesto a intentar volver a ser el que fue. Recientemente reconoció en una entrevista en «Las Provincias» que había «hecho muchas cosas mal, que había insultado y roto raquetas», pero que le apetecía seguir jugando al tenis. «El final no queda lejos. Hay que ser honesto y sincero con uno mismo y admitir que ya no se tiene la misma energía que con veinte años, te duele todo más», confesaba. Ahora le esperan dos meses de parón hasta que reaparezca en su querida tierra batida.