Garbiñe Muguruza avanza con fuerza a los octavos de final de Roland Garros

Superó a Svitolina por un doble 6-3 en un partido que comenzó loco

Garbiñe Muguruza da un golpe de derecha en su duelo de tercera ronda
Garbiñe Muguruza da un golpe de derecha en su duelo de tercera ronda

La locura hecha partido de tenis. Muguruza contra Svitolina (6-3 y 6-3 para la española), los siete primeros juegos, siete breaks. Vale que en el circuito femenino el servicio no es tan determinante como en el masculino por una simple cuestión de potencia, pero siete veces seguidas... Ganar el saque se cotizaba al alza, y lo consiguió la jugadora nacida en Caracas y «criada» tenísticamente en Barcelona para colocarse 5-3 y cerrar el set, como no podía ser de otra manera, con una nueva ruptura.

Pese a esta montaña rusa en la que había entrado el encuentro, a Garbiñe se le veía más dominadora, con el tenis agresivo que le caracteriza. Ella siempre dice que quiere mandar, que quiere ser dueña de lo que suceda: o vence o pierde, o dentro o fuera. Arriesga, pero cuando los intercambios se alargaban un poquito en su duelo contra Svitolina, solía caer también de su lado. Sacaba de punto a la ucraniana un poquito, y se metía en pista para atacar y rematar. Comenzó de forma más ortodoxa la segunda manga, pero esta vez fue la ucraniana la que logró ponerse por delante. El primer break fue para ella. Se colocó 2-3, el duelo podía dar la vuelta, pero Muguruza no permitió que así sucediera. Con su juego ofensivo y con su derecha funcionando a todo tren, no permitió que su oponente sumara ni un juego más y acabó el partido en la red. Ya está en los octavos de final, donde su rival seguramente será la estadounidense Stephens, aunque antes tiene que vencer a la eslovena Hercog. Está feliz Garbiñe. Con ella nunca se sabe. Lo que sí se sabe es que como tenga el torneo...

El español que se despidió en tercera ronda fue Pablo Carreño. Y de la peor forma posible, ya que se retiró por lesión cuando caía 6-2, 4-6 y 7-6 (7-1). El fin del camino también llegó para Carla Suárez, que no tuvo su día ante Vondrousova (6-4 y 6-4).