Fútbol

Todos buscan un «9»

El Barcelona incorporó a Boateng, de 32 años y en el final de su carrera, para dar algún descanso a Luis Suárez. El Atlético está a punto de hacerse con Morata. Kalinic se puede ir al Mónaco e Higuaín al Chelsea un paso del Chlese.

El Barcelona incorporó a Boateng, de 32 años y en el final de su carrera, para dar algún descanso a Luis Suárez. El Atlético está a punto de hacerse con Morata. Kalinic se puede ir al Mónaco e Higuaín al Chelsea un paso del Chlese.

El mercado de invierno es el más raro. Los equipos intentan corregir lo que no salió bien en verano o pretenden reajustarse para ser más competitivos y así, hacen movimientos extraños, muchas veces difíciles de explicar. El Barcelona, por ejemplo, que llevaba todo el mes de enero rastreando el mercado en busca de un nueve (Stuani, Chicharito, Vela) apostó ayer por un nombre que casi nadie esperaba: Kevin Price Boateng, un futbolista de 32 años, casi de vuelta de casi todo en el fútbol y al que ni siquiera se le puede definir como goleador porque la temporada que más tantos hizo fue con Las Palmas: marcó 10.Es una incógnita cómo puede resultar el delantero, que ha llevado una carrera irregular, siempre por debajo de lo que parecía que iba a dar. Pero es una cesión, no cuesta dinero y si sale mal, apenas duele.

El nueve es lo más buscado a estas alturas de la temporada. Llegan los momentos decisivos y los equipos saben que van a necesitar goles para poder competir. Por eso el Barcelona preguntó por Morata antes de conseguir a Boateng. El delantero aún del Chelsea es la pieza mayor de un mercado donde los futbolistas de tanto valor escasean.

Ningún gran club quiere dejar salir a sus mejores futbolistas en esta época, va contra cualquier lógica. Sucede pocas veces y si pasa es por algo: el año pasado el Liverpool negoció por Coutinho porque pensó que su salida le venía bien para cambiar el juego y ganar dinero. Y el Chelsea deja escapar a Morata porque a Sarri no le convence y le gusta más Higuaín, ahora en el Milán.

Lo de Morata es la primera pieza del dominó de delanteros en el mercado: el Chelsea se refuerza con el argentino y el Atlético deja marchar a Kalinic, a quien quieren en Valencia o en el Villamarín o en la Premier. Este mes es la última oportunidad que tienen los clubes para reforzarse de verdad y pelear por el éxito o evitar el fracaso.