Las bajadas de impuestos de Madrid y Andalucía, en el punto de mira de la Autoridad Fiscal

La Airef pide aplazar las rebajas fiscales o compensarlas con nuevos ingresos o menos gastos

No se puede estar en misa y repicando. Este es el mensaje que le ha mandado la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) a la Comunidad de Madrid, a Andalucía y a Aragón. El organismo encargado de velar por la sostenibilidad de las finanzas públicas pide a estas tres regiones que aplacen las rebajas de impuestos o bien que busquen nuevas vías de ingresos o de rebaja del gasto para cumplir las reglas fiscales. Además, recomienda a la Comunidad Valenciana que tome medidas para compensar el fuerte aumento del gasto en funcionarios de los dos últimos años. Así lo señala en su análisis sobre las líneas fundamentales de los presupuestos autonómicos del año que viene, en el que asegura que se han detectado riesgos altos de incumplimiento de la regla de gasto en la Comunidad Valenciana, Andalucía y Madrid, «debido al crecimiento esperado en los empleos [gastos] y el impacto negativo de las medidas de rebaja fiscal adoptadas o previstas, con impacto en 2020».

Para la Comunidad Valenciana la Airef detecta también un «muy improbable cumplimiento» del objetivo de estabilidad (déficit), siendo la única autonomía que incumplirá tanto este objetivo como la regla de gasto. La misma previsión sobre el déficit se aplica a Castilla-La Mancha, Extremadura y Murcia, que tampoco tienen visos de cumplir «por la desviación de partida». En el caso de estas cuatro regiones, la Airef recomienda realizar un estudio para identificar «posibilidades de mejora en el gasto autonómico» y que se planifiquen actuaciones concretas a medio plazo para continuar la senda de reducción del déficit y convergencia a los objetivos fijados. Para apuntalar la senda de consolidación fiscal, el organismo presidido por José Luis Escrivá apunta también al Ministerio de Hacienda. En concreto, le pide que efectúe un seguimiento de las actuaciones que puedan efectuar en la tramitación de sus presupuestos las comunidades con riesgos de desviación. Además, aconseja diseñar los próximos objetivos de déficit y deuda teniendo en cuenta la situación fiscal de cada región.

Para el conjunto de las autonomías, la Airef considera factible aunque ajustado que las comunidades alcancen el actual objetivo de estabilidad del 0% del PIB en 2020. Estima que los ingresos de las regiones aumentarán en 2020 más de un 5% sobre el nivel estimado en 2019, animados por la positiva evolución esperada en los recursos del sistema. En el crecimiento global de los ingresos se incluyen medidas tributarias que, en términos netos, supondrían una pérdida de recaudación cercana a 190 millones de euros. Por el lado de los gastos, la institución prevé que crezcan un 4%, consecuencia principalmente de la evolución prevista de los gastos de personal, que incorpora las subidas de sueldo de los funcionarios acordadas con carácter general con los sindicatos en marzo de 2018, así como medidas adicionales previstas por las comunidades por importe de unos 500 millones de euros.

Toque a Madrid y Barcelona

Por otra parte, la Airef ha analizado también las líneas fundamentales de los presupuestos de las corporaciones locales en 2020 y de 24 grandes corporaciones locales (16 ayuntamientos con población superior a 250.000 habitantes, 3 diputaciones provinciales, un cabildo, un consejo insular y las tres diputaciones forales). En este sentido, considera factible que el superávit local se sitúa en el entorno del 0,4% del PIB el próximo año, manteniendo el porcentaje previsto para 2019. El organismo formula recomendaciones a los ayuntamientos de Madrid y Bilbao, Jaén, Jerez de la Frontera, Alcorcón, Caravaca de la Cruz, Rota, Almonte, Navalcarnero, Aranjuez, Gandía, Puerto Real, Totana, San Andrés del Rabanedo y Alboraya y a la Diputación Provincial de Barcelona, en los que aprecia riesgo de incumplimiento de las reglas fiscales en 2019, para que adopten las medidas oportunas para garantizar el cumplimiento. Así, insta al Ayuntamiento de Madrid y la Diputación Provincial de Barcelona, si se verifican a fin de 2019 los riesgos detectados de incumplimiento de reglas fiscales, a que establezcan en el corto plazo un cronograma de elaboración y aprobación del Plan económico financiero (PEF), a fin de contar lo antes posible con el marco que garantice el cumplimiento en 2020 de dichas reglas.