Publicidad
Publicidad
Economía

El turismo advierte de las graves consecuencias que tendría revertir la reforma laboral

En el marco del X Foro Exceltur, la industria exige al presidente una política turística de Estado. Sánchez, en su primera intervención pública, confirma su vocación de diálogo con todos los agentes

La primera intervención pública de la nueva legislatura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno ha tenido lugar esta mañana durante la inauguración del X Foro de Liderazgo Turístico de Exceltur. Su presencia no ha sido casual, ya que le ha servido para “trasladar la apuesta firme del Gobierno por esta actividad vital para la economía española como generador de riqueza y de creación de empleo, así como para la cohesión de nuestro país”, aseguró Sánchez durante su discurso de apertura.

Publicidad

Gabriel Escarrer, presidente de Exceltur y CEO de Meliá Hotels, fue el encargado de presentar a Sánchez, a quien ha exigido “la necesidad de poner en marcha una política turística de Estado”, así como la urgencia de “reflexionar sobre la anunciada reversión de la reforma laboral o la imposición de una nueva subida por decreto del salario mínimo interprofesional". Medidas que, tal y como hizo hincapié Escarrer, "al anular los mínimos elementos de flexibilidad en un sector tan estacional e intensivo en personal de baja cualificación, podrían tener consecuencias muy graves para el empleo turístico. Se trata de que cualquier avance social sea factible y sostenible, y que no incida negativamente en el empleo en un momento de desaceleración de la economía en general y del turismo en particular”.

El guante lanzado por Escarrer lo recogió Sánchez durante su intervención al confirmar que “el Gobierno tiene una apuesta decidida por el empleo digno en el marco del diálogo social. Creemos que ese diálogo social, que se ha roto como consecuencia de la crisis y por culpa de algunas medidas impuestas en los últimos años, debe ser recuperado y fortalecido. Vincular estabilidad y derechos laborales es posible y necesario para fortalecer uno de nuestros talones de Aquiles que es la baja productividad de nuestra economía”.

Récord turístico, pero con retos pendientes

Las cifras del turismo el pasado año volvieron a registrar un récord absoluto tanto en volumen de llegada de visitantes internacionales como de gasto, tal y como apuntó Sánchez al recordar el dato de “más de 83,7 millones de turistas extranjeros que gastaron más de 92.000 millones de euros en nuestro país, lo que supone un incremento superior al 1,2% después de unos años muy buenos” . A pesar de ello, la lista de retos pendientes para el sector es larga, convirtiendo la sostenibilidad y la innovación en los ejes fundamentales de los pasos a seguir en los próximos años.

Debate fiscal para regular nuevos modelos turísticos

Entre las tareas pendientes, Escarrer solicitó al presidente la necesidad de “impulsar una decidida estrategia de Estado para controlar con mayor rigor el aún irregular y exponencial crecimiento y los efectos negativos de las viviendas de uso turístico no regladas". En este sentido, Sánchez reconoció en su discurso que “en el ámbito de la fiscalidad debemos abrir un debate sobre cómo actuar con nuevas herramientas ante la emergencia de nuevos actores tecnológicos que compiten en desigualdad de condiciones respecto a los agentes más maduros del sector y que tanto daño hacen a los hoteleros de bien”.

Publicidad

Sánchez aprovechó también su discurso ante la industria turística para confirmar que el Gobierno apoyará la decisión de la Organización Mundial del Turismo de presentar a España como candidata a ser la sede de la primera Cumbre Mundial del Turismo, “con el objetivo de hacer de nuestro país el Davos del turismo a nivel mundial”. Así, el presidente reconoció su “vocación sincera de diálogo ante los empresarios de este sector clave para la economía. Diálogo con el sector, con todas las administraciones y con todas las fuerzas políticas. Diálogo para ser más fuertes y trabajar por lo que nos une, que es mantener el liderazgo de España como país más competitivo en materia turística", concluyó el presidente del Gobierno confesándose “orgulloso de esta industria que proyecta la mejor imagen de España por todo el mundo”.