SOS de los autónomos: “O nos suspenden los impuestos del primer trimestre o nos hundimos”

Las asociaciones de trabajadores por cuenta propia, desesperados ante la negativa de Hacienda de retrasar la presentación de las autoliquidaciones de enero a marzo

Las asociaciones de autónomos han vuelto a advertir al Gobierno de la situación límite que viven en estos momentos un colectivo de más de 3,2 millones de trabajadores y a lanzar un SOS sobre su situación económica a límite. La moratoria de un mes para las cotizaciones sociales y las cuotas creen que se ha quedado corta, ya que la recuperación de sus negocios irá a más largo plazo. Pero lo que más inquieta a los trabajadores por cuenta propia es la presentación de las autoliquidaciones del primer trimestre. Hacienda ha decidido no otorgar una prórroga y mantener los plazos de presentación e ingreso de las autoliquidaciones y de las declaraciones informativas. La razón aducida por la Agencia Tributaria es que ya que se había aprobado antes del estallido de la crisis una medida excepcional para que las pymes y autónomos pudieran aplazar el pago de impuestos hasta seis meses, con tres meses sin intereses, por lo que las fechas de cumplimiento siguen vigentes.

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, ha lanzado a través de las redes sociales un “SOS desesperado” al Gobierno para que suspenda no solo el pago de cotizaciones de marzo, sino también las de abril y que se aplace al siguiente trimestre -hasta el mes de julio- el pago de impuestos de enero a marzo. “Si no lo hacen, provocarán un agujero del que muchos autónomos nunca saldrán”. Amor también ha advertido al Ejecutivo que deben tomar “medidas excepcionales para tiempos excepcionales” y tomar en cuenta las propuestas de las asociaciones de autónomos. “Si no, nos hundimos”.

El próximo día 20 de abril, los autónomos están obligados a presentar la autoliquidación del IVA recaudado en el primer trimestre de este año a través del modelo 303, así como los modelos 111; las retenciones de los trabajadores; el modelo 115 de retenciones e ingresos a cuenta por arrendamientos de inmuebles urbanos y los modelos 130 y 131 de pagos fraccionados del IRPF. Si se presentan fuera de plazo, los autónomos se exponen a un recargo del 5% si lo realizan de manera voluntaria, o con una sanción entre el 50% y el 150% del importe de la declaración a pagar, si es por requerimiento de la Agencia Tributaria. Se quejan los autónomos de que con el estado de alarma la presentación de estas declaraciones tributarias son casi imposibles de realizar, no sólo por las limitaciones de movilidad y de prestación de servicios y apertura al público de las entidades financieras, sino también por las dificultades para hacerlo de forma telemática, tanto por la saturación de los centros públicos como por la incapacidad tecnológica de de muchos trabajadores.

En la misma línea, UPTA también ha solicitado al Ministerio de Hacienda que, con carácter general, se establezca un nuevo plazo para la presentación de estas declaraciones, haciéndolas coincidir con el límite temporal de las del segundo trimestre, el 20 de julio de este año, “sin por ello sufrir ningún recargo y sin que la Agencia Tributaria realice la reclamación, a fin de evitar las sanciones correspondientes”, explica el presidente de UPTA, Eduardo Abad, que propone que “este aplazamiento no conlleve solicitud previa, con el fin de evitar trámites innecesarios". Asimismo, plantea que a los autónomos que lo deseen les dejen presentar las declaraciones dentro del plazo actual, tanto en el caso de que sean a pagar como a devolver por parte de Hacienda”.

La organización de autónomos Uatae reclama al Gobierno por su parte el impulso de “moratorias y ayudas para el pago de alquileres e hipotecas de los pequeños negocios afectados, así como otros gastos fundamentales asociados a la actividad como los suministros”. Asimismo, ha pedido al Ministerio de Seguridad Social que los autónomos de temporada que tenían previsto darse de alta a finales de marzo y abril puedan acceder a la prestación extraordinaria por cese de actividad al no poder emplearse por la crisis del coronavirus.

Son miles los trabajadores pro cuenta propia los que está utilizando las redes sociales -a través del hashtag #AutonomosNoSePaga, convertido en trending topic nacional- para denunciar que no pueden hacer frente a los pagos que tienen por delante al no poder facturar por el cierre de sus negocios.