Coronavirus

Los billetes de euro no contagian el coronavirus

El Banco Central Europeo asegura que la supervivencia del virus en papel moneda de algodón es hasta 100 veces inferior al metal

Imagen de los billetes de euro en circulación
Imagen de los billetes de euro en circulaciónDado RuvicREUTERS

La caída del pago en efectivo, en monedas y billetes en la creencia de que el paso de mano en mano de estos puede contagiar la Covid-19 no está justificado. De hecho, el riesgo es insignificante, según el estudio más reciente elaborado por el Banco Central Europeo (BCE). La OMS ya había indicado que los materiales que componen las monedas y los billetes no son precisamente las mejores superficies para su supervivencia y transmisión. Ahora, el BCE asegura que los billetes de euro no entrañan un riesgo significativo de contagio, según las conclusiones preliminares de un estudio que publicará en las próximas semanas. “Realizamos regularmente investigaciones sobre el impacto de los billetes en la salud pública. Desde el inicio del brote de coronavirus, hemos trabajado de cerca con varios laboratorios para valorar cómo se comporta el virus en diferentes superficies”, ha explicado el BCE en su cuenta de Twitter, tras lo que ha agregado que el riesgo de infección mediante billetes “no tiene importancia particular”.

Según los datos preliminares del estudio, la ratio de supervivencia del virus en superficies metálicas inoxidables es entre 10 y 100 veces más elevada que en los billetes de algodón de euro. “Las superficies porosas, como nuestros billetes, tienen menos probabilidades de transferir el virus que superficies lisas como el plástico”, ha agregado el instituto emisor. El pasado mes de marzo, la autoridad monetaria ya descartó que la pandemia se hubiera propagado por Europa a través de los billetes de euro y aseguró que la probabilidad de contagio sí que es relevante a través de otras superficies como las barandillas o una cesta de la compra.

El papel de los billetes está hecho de fibra pura de algodón. Los billetes limpios tienen una textura firme y con carteo (resistente y áspera al tacto). Respecto a las monedas, las de dos euros están compuestas de cobre-níquel en el exterior y de tres capas en su interior: níquel-latón, níquel, latón-níquel. Las de un euro, de níquel-latón en su exterior y de tres capas en su interior: cobre-níquel, níquel, níquel-cobre. Las de 50, 20 y 10 céntimos, están hechas en un material denominado oro nórdico y las de cinco y las de cinco céntimos de acero recubierto de cobre. En todos los casos se trata de superficies donde el virus puede en el mejor de los casos perdurar durante un espacio corto de tiempo y el riesgo de contagio es irrelevante. Pese a todo, la OMS recomienda el uso de los métodos no compartidos de pago, como las tarjetas plásticas.