Planas Vegeta; el PP, también

El ministro de Agricultura no ha hecho ni un solo amago de consensuar la posición que defenderá España en las negociaciones sobre la PAC

Sesión de control en el Senado
El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, en la sesión de control de la semana pasadaJuanJo MartínEFE

«Despierta niña, despierta, despierta si estas dormida y asómate a la venta que pasa la estudiantina», cantaba, y sigue cantando, La Tuna. Y a ello se deberían aplicar en el PP, y el resto de los consejeros de Agricultura de las diferentes opciones políticas también, ante el ninguneo al que están siendo sometidos por parte del ministro del ramo Luis Planas, en relación con las negociaciones de la PAC. A fecha de hoy, dos años después de que tomase posesión como ministro y de que la Comisión Europea presentase su propuesta sobre la nueva PAC, Planas no ha hecho ni un solo amago de consensuar la posición que defenderá España en las negociaciones sobre este asunto, a la espera de que estas entren en su recta final en los próximos meses. Podría ser entendible que los consejeros socialistas no dijesen esta boca es mía, pero que los del PP estén callados no tiene un pase. Andalucía es la región que recibe más dinero de la PAC, seguida de Castilla y León: ambas están en manos del Partido Popular y se juegan mucho en este envite. Otro tanto se puede decir de Galicia y de Murcia, que, aunque en términos absolutos reciban menos dinero que las anteriores, en términos proporcionales esos fondos son muy importantes para sus agricultores y ganaderos. En el PP disponen de argumentos políticos más que suficientes para pedir a Planas que tenga un ataque de laboriosidad, algo que no le caracteriza precisamente, y exigirle que, de una vez por todas, se siente a negociar ese pacto en el que se fije la posición española. Entre esos argumentos destaca uno: hace ahora siete años, con Miguel Arias Cañete se hizo eso y, por cierto, Andalucía, en la que era consejero de Agricultura Luis Planas, no salió mal parada de la negociación en Bruselas. Ya va siendo hora de que, como reza la canción de La Tuna, los del PP «despierten» de una vez y, aunque sus regiones tengan intereses diferentes, exijan a Planas ese pacto.