Coronavirus

“Nada va a cambiar nuestra forma de disfrutar de la vida en los bares de la noche a la mañana”

Carlos Peralta, director general de Varma (Ron Barceló) asegura que su prioridad ahora es "trabajar por reactivar la hostelería" de la dependen el 70% de su negocio

Carlos Peralta, directos general de Importaciones y Exportaciones de Varma
Carlos Peralta, directos general de Importaciones y Exportaciones de VarmaLa Razón

Carlos Peralta, director general de Importaciones y Exportaciones de Varma, propietaria de marcas como Ron Barceló, reconoce que el coronavirus ha sido un golpe muy duro para la hostelería. No obstante, asegura que están percibiendo las ganas de los clientes por volver a la normalidad y pide al Gobierno que busque alternativas a subidas o bajadas de impuestos para superar la crisis.

-Desde Varma aseguran que el confinamiento ha tenido un efecto “devastador” para su sector. ¿Cómo de devastador?

-La crisis del COVID-19 ha generado un impacto sin precedentes en la hostelería. Prácticamente la totalidad del negocio de Varma, en torno al 70%, está ligado al canal Horeca, por lo que nuestra actividad también se ha visto fuertemente afectada. El equipo de Varma ha trabajado muy duro durante los meses de confinamiento para elaborar un plan de choque que estuviera activo nada más salir del período de cuarentena para ayudar a nuestros bares, restaurantes, discotecas, hoteles y locales de ocio que supone una inyección de 1,5 millones de euros al sector. Dentro de este plan, destaca la iniciativa liderada por nuestra marca Ron Barceló que, bajo el nombre de “Barceló by The Face”, financia el valor de 120.000 consumiciones a más de 1.500 establecimientos de hostelería, al tiempo que los consumidores no tienen que hacer ningún tipo de desembolso económico para disfrutar de ellas.

-Durante el confinamiento se dijo que las ventas de bebidas espirituosas en tiendas de alimentación y especializadas se habían disparado. ¿Sirvió para amortiguar algo el cierre de la hostelería o no subieron tanto como se dijo?

-España es un país en el que el consumo de bebidas espirituosas está ligado a un entorno de relacionamiento social y esto no ha cambiado. Es cierto que durante el confinamiento hemos trasladado algunos de nuestros comportamientos al hogar, nos hemos servido un Yzaguirre a la hora del vermut y hemos abierto alguna botella de vino para acompañar las comidas y videoconferencias, pero estos comportamientos no pueden sustituir a nuestros hábitos y costumbres fuera del hogar. España es un país con una hostelería referente a nivel internacional y disfrutar de ella es parte de nuestra cultura. Grupo Varma desarrolla gran parte de su negocio junto al sector hostelero, por lo que la suspensión de su actividad ha incidido de manera directa y negativa en la cuenta de resultados de la compañía, pese a que el canal de alimentación ha reportado cifras positivas (crecimiento 15% en valor), no es suficiente para compensar el volumen que ha supuesto el cierre de los más de 300.000 establecimientos de hostelería. La recuperación económica va a ser larga y complicada, pero terminará materializándose.

-¿En qué punto nos encontramos ahora? ¿Se nota la vuelta de los clientes a los bares y restaurantes?

-Las ganas de la gente por volver a la normalidad son evidentes y, desde nuestra industria, estamos viendo signos de reactivación, aunque todavía queda mucho por andar y hay que ser cautelosos: los rebrotes son señales de alarma que hay que tener en cuenta. Las cifras y previsiones arrojadas por Hostelería de España al impacto de la crisis en el sector son alarmantes: el cierre de unos 85.000 establecimientos que a su vez se traducirán en una pérdida de 400.000 empleos directos. Es un revés para toda la economía y por eso todos los actores tenemos que trabajar en una única dirección para la reconstrucción del sector. Para nosotros era prioritario poner en marcha una iniciativa que contribuyese a incrementar las visitas a los locales de hostelería y puedo afirmar, con satisfacción, que la iniciativa “Barceló by The Face” ha cumplido con ese objetivo.

-¿Usted es también de los que piensa que el teletrabajo va a causar más perjuicios a la hostelería por la caída de la afluencia a las oficinas?

-Creo que una de las cosas que nos ha demostrado esta pandemia es que predecir el futuro es cada vez más complicado, dada la velocidad con la que se propagan ciertos cambios y cómo hemos demostrado que somos capaces de adaptarnos a los mismos. Es obvio que hay cambios en el día a día de las personas y de la sociedad que han llegado para quedarse, como el teletrabajo, y ahora es momento de ver cuánto de este y otros fenómenos se consolidan y en qué medida. Pero también es cierto que, al mismo tiempo, se han generado nuevas oportunidades y comportamientos, como el auge de los servicios de delivery o take away, que supondrán una vía de ingresos adicional para los hosteleros. La nueva realidad traerá cambios a nuestras vidas, pero también creo que nuestra forma de vivir y disfrutar la vida, en sociedad, donde la hostelería y la gastronomía juegan un papel determinante para los españoles, no va a cambiar de la noche a la mañana.

- ¿Qué se puede hacer para reactivar de nuevo el consumo?

-Es un momento de estar ahí, de ayudar a los que siempre han apostado por nosotros y no olvidarnos de la relación que existe entre las marcas y la hostelería. La unión de Grupo Varma con la hostelería comenzó a construirse en 1942, cuando la compañía inició su andadura y forma parte de nuestra esencia. Desde ese tiempo, y con todos los acontecimientos acaecidos, hemos trabajado de la mano ayudándonos como socios. Como de todas las situaciones difíciles que nos ha tocado vivir a lo largo de 78 años saldremos más unidos y reforzados: somos un sector que se supera, que representamos el 6,2% del PIB y que aportamos valor a nuestro país, además de ser un referente internacional. Eso no lo debemos perder de vista y estoy seguro de que el interés conjunto de hosteleros y operadores en este mercado, sumando iniciativas, haremos que la recuperación sea más ágil e intensa. Sin olvidar, que las administraciones también pueden, y deben, hacer por fomentar este sector estratégico en nuestra economía.

-¿Se equivocaría el Gobierno si se decantase por subir impuestos o tumbar la reforma laboral?

-Entendemos que la recaudación es necesaria a fin de sufragar y reforzar los servicios esenciales del Estado del Bienestar y que, en esta coyuntura particular, el mejor efecto en la misma es aquel que provenga de fomentar e imprimir la máxima velocidad en la recuperación de la actividad. Es momento de plantearnos no tanto salidas clásicas, que polarizan -subir o bajar, mantener o derogar-, como sí de adoptar medidas más diversas y enfocadas a la raíz del problema, como podría ser el estímulo fiscal adaptado a sectores específicos; así como también hemos encontrado en los ERTE´s, su extensión y evoluciones, una nueva vía de dotar de flexibilidad al mercado de trabajo, al tiempo que contribuir a la preservación del empleo.

-¿La campaña de verano va a servir para paliar algo los meses del confinamiento o se da por perdido el año?

-La recuperación va a ser larga. Una pandemia como la que hemos vivido y sus consecuencias en la economía no se solucionan en un verano, por muy positivas que sean las previsiones. Será un proceso largo pero la recuperación llegará y desde Grupo Varma estamos trabajando activamente para apoyar la actividad de la hostelería y minimizar, en la medida de nuestras posibilidades, el impacto económico que está acarreando la crisis del COVID-19 en el sector. Comprobamos asimismo que el sector se está movilizando y sumando iniciativas que, sin duda, ayudarán a que esa reactivación sea ágil, sostenida e intensa. Y, por supuesto, no debemos olvidar que se han abierto también nuevas oportunidades que, desde ya, debemos aprovechar. Estamos analizando todos los aprendizajes y nuevos hábitos que se han producido en los últimos meses, desde el auge del negocio online, como nuevos hábitos de consumo ligados a la tecnología, los nuevos momentos de consumo que se han reforzado, la mayor penetración de los segmentos del delivery & take away, ….entre otros.

-¿El desplome que va a sufrir el turismo extranjero este verano se puede compensar para compañías como la suya con el nacional?

-La pérdida del turismo internacional tendrá un efecto negativo en nuestra cuenta de resultados y en nuestra economía. Hemos sido ágiles aplicando medidas correctivas a las previsiones de negocio y redimensionando nuestros planes y también esperamos iniciativas públicas y del propio sector que estén encaminadas a fomentar tanto el turismo nacional como, más progresivamente, el internacional.

-¿Cuáles son los planes inmediatos de Varma: sobrevivir, replantear su estrategia...?

-Por ahora, lo único que entra en nuestros planes inmediatos es trabajar por reactivar la hostelería nacional, demostrarles a nuestros clientes y a los consumidores que estamos a su lado con nuestras marcas. Seguiremos apostando por el desarrollo de nuestras marcas, como valor para el consumidor y para nuestros clientes; por la innovación, porque sin ella ninguna compañía puede persistir; y aprovecharemos, en una medida proporcional, las nuevas oportunidades como la aceleración digital.