El alquiler, de mal en peor

Al menos el 80 por ciento de los españoles es propietario de su vivienda y el 38 por ciento de los hogares de alquiler destina un 40% de sus ingresos al pago de esa vivienda

OPINIÓN: precio alquiler España
OPINIÓN: precio alquiler EspañaJosé Luis Montoro

Al parecer, España no es un país de alquiler. Al menos frente a otros países como Alemania o Austria. La incertidumbre vuelve al sector inmobiliario después de que explotara la burbuja inmobiliaria. Las perspectivas para los próximos meses no son nada satisfactorias a causa del coronavirus, y el alquiler, vuelve a ser uno de los más dañados. Nuestro país es uno de los de Europa Occidental donde menos población vive de alquiler. El 80 por ciento de los españoles es propietario de su vivienda, encabezando así la lista de los europeos a la hora de ser propietarios de la casa en que viven. El porcentaje medio de población que vive de alquiler en la Unión Europea es del 35,8%. La situación actual no hará precisamente que los precios bajen. Las subidas, previsiblemente, serán más suaves que las registradas en 2018 y 2019, pero el auge del alquiler continuará este 2020. El precio del alquiler en España alcanza una media de 670 euros al mes, lo que significa en muchos casos, que más de uno dedica incluso más de la mitad de su sueldo al mes en pagar un hogar. El metro cuadrado en el mes de julio de 2020 oscila entre los 11,3 €, lo que significa una subida respecto al mes de enero, donde se situaba en 11€. Si lo comparamos con el año 2019, podemos observar que los precios han ido a peor para los arrendatarios, una subida del 3,4 por ciento frente a junio de 2019.

Según el Observatorio de Fomento, Madrid y Barcelona son las provincias con los precios más altos. Sin embargo, los datos del índice de alquiler sostienen que en 17 provincias los precios han crecido más de un 10% en los últimos 4 años. La mayor subida de precios se ha registrado en Baleares, con un incremento del 19,1%. Le sigue Málaga, y por detrás Santa Cruz de Tenerife. Las rentas más baratas, por el contrario, se pagan en localidades de la provincias de Murcia, Extremadura y Galicia, oscilando en torno a los 430 euros.