Tener hijos penaliza a las mujeres: cobran un 11% menos tras ser madres

Esta brecha se amplía hasta el 28% al cabo de 10 años, mientras que los ingresos de los hombres apenas se ven afectados, según el Banco de España

Las embarazadas deben protegerse como el resto de la población frente al coronavirusKike Taberner (nombre del dueño)

Las preguntas sobre si una mujer se plantea ser madre en los próximos años siguen apareciendo en las entrevistas de trabajo. Cada vez menos, pero la manifestación furtiva de esta cuestión recuerda el peso que la maternidad tiene en el futuro laboral de las mujeres. La explicación para la brecha salarial que existe entre hombres y mujeres no es unánime. Los motivos oscilan entre el tipo de carrera, el papel del capital humano, la discriminación basada en el género y el cuidado de los hijos. Estudios recientes concluyen que la mayor parte de la brecha salarial de género está vinculada a los efectos de la maternidad.

Los salarios de las mujeres españolas sufren una caída del 11,4% justo al año de haber nacido su primer hijo, mientras que las ganancias de los padres aumentan en un 0,15%. Según el Banco de España, “las ganancias de las mujeres nunca vuelven a los niveles previos a la maternidad”. De hecho, siguen descendiendo durante los siguientes 10 años hasta alcanzar un brecha del 28%. Por ejemplo, una mujer que cobre 1.281 euros al mes (sueldo medio mensual de las mujeres en España en 2018, frente a los 1.893 euros de los hombres), pasaría a ganar 1.135 euros un año después de ser madre y 922 euros una década más tarde. Por el contrario, “los ingresos de los hombres apenas se ven afectados por la paternidad”. Estas son las principales conclusiones del análisis del Banco de España elaborado por Alicia de Quinto, Laura Hospido y Carlos Sanz.

Reducción de días y jornadas parciales

El estudio “The Child Penalty in Spain” toma de base una muestra continua de las vidas laborales de la Seguridad Social y toma de referencia estudios similares realizados en otros países. La penalización de las mujeres llega a la hora de ser madres y, de acuerdo con la Encuesta Anual de Estructura Salarial del INE, el salario del medio bruto de las mujeres en España representó el 78,4% del de los hombres en 2017. Una brecha salarial que es consecuencia de la reducción del número de días trabajados y del cambio a empleos a tiempo parcial o con contrato temporal.

Tras su primer parto, las mujeres recortan un 9,8% el número de días trabajados en el primer año y del 23% 10 años después. Además, la probabilidad de que las mujeres trabajen a tiempo parcial aumenta un 30% un año después de nacer su primer hijo, mientras que para los hombres esa probabilidad disminuye un 8%. El organismo subraya además en el estudio que las respuestas en términos de ingresos y participación laboral varían con el nivel educativo. Así, las mujeres con educación universitaria reaccionan a la maternidad más en el margen intensivo (trabajando a tiempo parcial), mientras que las mujeres sin educación universitaria son relativamente más propensas a hacerlo en el margen extensivo (trabajando menos días). Esta situación supone una penalización económica sustancialmente mayor para las mujeres sin título universitario, más propensas a dejar el empleo, frente a las que sí lo tienen, que tienden a mantener su empleo pero disminuyendo la jornada.

Las alemanas pierden el 61% de su sueldo

Por países, la mayor penalización que revelan todos los estudios efectuados se observa, de hecho, a largo plazo en Alemania, donde la mujer llega a perder un 61% de sus ingresos al cabo de los diez años de nacimiento de su primer hijo. El ranking de los países analizados lo continúa Austria, con mermas salariales del 51%; y Reino Unido, cuya reducción alcanza el 44%. En Estados Unidos la estiman en un 31%, más similar al 28% calculado para España, y superior al 26% que estiman para Suiza o el 21% de Dinamarca.