Un peaje para Pablo Iglesias

El primer objetivo de Sánchez ahora es aprobar los Presupuestos. Ciudadanos ayudará pero exige que no suban los impuestos como quiere Pablo Iglesias. Arrimadas aceptaría un aumento de tipos marginales para las rentas más altas. Sería el peaje que cobraría Unidas Podemos

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias escenifican algo así como un cortejo inverso, más de advertencias que de halagos, que le permita al primero aprobar unos Presupuestos «presentables» en Bruselas y al segundo salvar la cara ante su clientela. María Jesús Montero, la volcánica ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, ya ha sugerido que las subidas de impuestos quizá puedan esperar hasta 2021 o incluso 2023.

Iglesias y su tropa, sin embargo, necesitan cobrar algún peaje para salir en una foto en la que estará Inés Arrimadas en lugar del «indepe» Gabriel Rufián, que ya saldrá en la de la Mesa de Diálogo de Cataluña. Sánchez tiene 140.000 millones de razones –las ayudas europeas– para justificar un pacto hasta con el demonio y también para hacer un guiño al vicepresidente segundo, cuyo único objetivo es seguir en el Gobierno. Iglesias nunca ha dudado, como decía Andreotti en Italia y Solchaga en España, de que «el poder desgasta una barbaridad, pero lo que desgasta –“jode” en la versión solchaguista– más es estar en la oposición».

Los notables del Ibex, los mismos que el pasado lunes tuvieron que arropar al inquilino de la Moncloa, reclamaban el jueves en la Cámara de España, que preside José Luis Bonet, que no haya ahora ninguna subida fiscal. «Nadie esperaba nada –dice uno de los que acudió ante el toque a rebato de Sánchez–, pero nadie esperaba tan poco», una crítica quizá compensada con las declaraciones a favor de un pacto que, al menos, alumbre los Presupuestos. Son tiempos difíciles para todos ante un otoño repleto de incertidumbres porque, además, «la recuperación es incompleta y desigual», apuntan en el Banco Central Europeo, que preside Christine Lagarde, algo que corrobora el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.

Carlos Torres, presidente del BBVA, y José María Álvarez Pallete, presidente de Telefónica, afrontan el contratiempo de que de que sus compañías, muy castigadas en bolsa, vayan a ser excluidas del EuroStoxx 50, el gran índice bursátil europeo. El BBVA está además en todas las quinielas para esas fusiones bancarias que Luis de Guindos, vicepresidente del BCE, reclamaba como «urgentes». Además de la conocida de Caixabank-Bankia, del agrado del Gobierno, hay combinaciones para todos los gustos. Algunas delirantes, que incluyen también al Santander de Ana Botín, quizá la figura del Ibex que mejor relación tiene con el inquilino de la Moncloa. Consta alguna reunión entre ambos. Muy pocos –y con menos cordialidad– entre los grandes de la empresa y las finanzas pueden decir lo mismo. Iván Redondo es también el canal, que es fluido, de comunicación entre la Moncloa y el mundo de la empresa y los negocios.

Los mensajes, en cualquier caso, llegan a la mesa del presidente y los grandes consejos de administración. Luego, cada uno actúa en unos tiempos en los que también hay oportunidades. Álvarez Pallete en Telefónica, por ejemplo, está más fuerte que antes de la pandemia, y aprovecha para activar el 5G –la nueva revolución móvil– y que llegue al 75% del territorio español este año.

Sánchez, es cierto, habla con frecuencia con Iglesias, que rumia cómo aceptar un retraso en la subida de impuestos, condición innegociable de Ciudadanos. Sin embargo, Arrimadas y los suyos aceptarían un aumento de los tipos marginales de las rentas más altas. Sería el peaje que le permitiría salvar la cara a Pablo Iglesias.

Apuntes

Antonio Catalán, el mejor peregrino a Santiago. Casi 25.000 kilómetros en bicicleta ha hecho en 30 años como peregrino a Santiago Antonio Catalán, presidente de AC by Marriott. La semana pasada concluyó la XXX edición de la llamada Ruta Xacobea que organiza el hotelero desde su localidad natal de Corella (Navarra) hasta Santiago a lo largo de 800 kilómetros y en la que participan por invitación empresarios, directivos y políticos.

Capitales: más salidas de fondos de España. En el primer semestre del año, la salida neta de fondos de España alcanzó los 48.800 millones de euros, frente a los 18.000 del mismo periodo de 2019, según datos del Banco de España. Por otra parte, nuestra economía tuvo una capacidad de financiación de 2.300 millones de euros en el pasado junio, frente a los 4.100 millones del mismo mes de 2019, algo que se explica sobre todo por el hundimiento del turismo.

Tesoro: posible ampliación de objetivos. El Tesoro público español ha captado ya en lo que va de año un total de 111.686 millones de euros a corto plazo y otros 185.969 a medio y largo. Ahora mismo le quedarán pendientes de obtener en los mercados 38.500 millones adicionales para alcanzar los objetivos previstos para todo el año. Sin embargo, ante las facilidades y buenos precios de mercado no se descarta aumentar esos objetivos.