IAG propondrá una ampliación de capital de 2.750 millones de euros

Su máximo accionista, Qatar Airways, apoya esta decisión. La prensa británica apunta que la junta de accionistas podría rechazar el reparto de bonos entre los directivos de la compañía

El sector turístico en general y el de las aerolíneas en particular han sufrido tal impacto por la crisis del coronavirus que no será palpable una recuperación antes de 2023. Las restricciones sanitarias, los cambios en las políticas de viajes, el parón económico, la contracción del consumo y la amenaza de los rebrotes mantendrán en mínimos la demanda de viajes aéreos los dos próximos años, lo que conllevará que alcanzar los niveles de ingresos y ocupación que se tenían en 2019 puede alargarse aún más en el tiempo. Por ello, la situación financiera de la totalidad de las compañías aéreas se ha resentido en tal grado que muchas de ellas no podrán aguantar durante el presente semestre si continúan las restricciones de vuelos y las inmovilizaciones de naves.

En previsión de hacer frente al peor de los escenarios, el grupo IAG, del que forman parte Iberia, Vueling y British Airways, llevará el martes a su junta de accionistas una ampliación de capital de hasta 2.750 millones de euros para mejorar su balance y su posición de liquidez, tras contabilizar en el primer semestre del año unas pérdidas superiores a los 3.800 millones por culpa del coronavirus. Su mayor accionista, Qatar Airways, que controla el 25,1% del capital, se ha comprometido a apoyar esta ampliación para mejorar la capacidad de adaptación del grupo, que está reestructurando su base de costes para reducir el tamaño de cada aerolínea.

Pese a las pérdidas, IAG cuenta con una posición financiera más fuerte que otras grandes aerolíneas europeas, por lo que ni la matriz británica ni la filial española, Iberia, han necesitado acudir al fondo de rescate que gestiona la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para las empresas solventes que han visto dañada su situación financiera por culpa de la pandemia del coronavirus.

La junta de accionistas, que se celebrará en Madrid de forma telemática, deberá avalar también (en votación consultiva) que el irlandés Willy Walsh -que dará el relevo al español Luis Gallego como consejero delegado, tras quince años al frente del grupo- cobre el bonus de más de 880.000 libras (unos 987.000 euros) correspondiente a su gestión en 2019. Según publica la prensa británica, varios accionistas se oponen, por lo que el informe de remuneración del consejo de administración podría ser rechazado.