Ábalos avisa: en Europa les parece “inconcebible” que España tenga la mayor red de autovías y no cobre peajes

El ministro insiste en que no hay un plan definido de pago por uso de las carreteras y que, si lo implantarán, su precio sería “testimonial”

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, hoy en el Congreso
El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, hoy en el CongresoEUROPA PRESS/R.Rubio.POOL Europa Press

Ni los 20.000 millones de euros del Plan de Recuperación que gestionará su ministerio para la rehabilitación de viviendas y potenciar la movilidad sostenible; ni los casi 500.000 empleos que, según sus cálculos, generará esa ingente inversión; ni los 34.000 millones de euros que aportarán al PIB. Ninguno de esos puntos, destacados por José Luis Ábalos durante la presentación de las actuaciones que su departamento acometerá con la parte de los fondos que recibirá de las ayudas europeas, han conseguido desplazar hoy la atención del punto que más polémica ha suscitado: la posible introducción de peajes en las autovías españolas en 2024.

Bien es cierto que Ábalos se ha presentado en el acto con la escopeta cargada y, como él mismo ha reconocido, dispuesto a poner en solfa algunas de las críticas que ha recibido la propuesta. El ministro, que ha insistido en reiterar, como ha hizo ayer en el Senado y esta mañana en el Congreso que no hay ningún plan específico para imponer el pago por uso, ha puesto el acento en dos cuestiones: justificar los motivos que hacen cuanto menos deseable debatir la idoneidad de los peajes y cargar las tintas contra el PP. Respecto a los aspectos que lo justifican, Ábalos ha insistido una vez más en que España tiene cada vez más kilómetros de vías de alta capacidad que mantener toda vez que el Gobierna ha liberado de pago ya 500 kilómetros desde que llegó a la Moncloa. Y otros 450 kilómetros de la AP-7 ahora tarificados serán gratuitos a partir de agosto. Nuestro país, ha afirmado, tiene la red de vías de alta capacidad más extensa de Europa. Y hay que mantenerla. Y en Europea, donde impera el principio de que el que usa paga, “les parece inconcebible que tengamos la mayor red, no paguemos y además estemos pidiendo fondos sin que saquemos rentabilidad a lo que tenemos”, ha afirmado Ábalos.

Injusto

Al ministro le parece un sinsentido que el 40% del tráfico de mercancías que circula por España sea europeo y no pague por usar las carreteras y que el coste “lo paguen los españoles, aunque no conduzcan”. Algo, ha asegurado, que no ocurre en otros países europeos. La mayoría, ha repetido volviendo al argumentario de Transportes para defender los peajes, tienen implantado el pago por uso en su red de una forma u otra.

Pero lo que realmente parece haber exacerbado más el ánimo de Ábalos en los últimos días es la oposición frontal del PP a la medida. Entre otros motivos, según ha explicado, porque, cuando tuvo responsabilidades de Gobierno, el partido de Pablo Casado se planteó en dos ocasiones, la última en 2018, implantar los peajes. “Los estudios más minuciosos sobre su implantación se hicieron con el PP en el Gobierno”, ha asegurado. Al ministro tampoco le parece de recibo que los mismos que tenían en mente relicitar y, por tanto, seguir manteniendo bajo el régimen de pago por uso las radiales quebradas y cuya titularidad ha recuperado en los últimos años el Estado pongan ahora el grito en el cielo por los peajes.

En cualquier caso, Ábalos es consciente de que para acometer una reforma de este calado necesitaría contar con el acuerdo de los populares. Y no sólo por una cuestión de hacer duradero el sistema, como se ha indicado alguna vez desde el ministerio, sino porque “tendríamos que acometer una reforma legal, que requeriría la aprobación del Parlamento”.