Pasaporte Covid: “Llega tarde. Es una oportunidad perdida para el sector turístico español”

Aerolíneas y agencias de viajes coinciden en que parte de la temporada estival se ha perdido al no poner en marcha medidas previas. Destinos competidores como Italia, Grecia y Turquía han captado a los viajeros que planificaron sus vacaciones hace meses

Turistas con maletas por el centro de Madrid
Turistas con maletas por el centro de MadridCristina BejaranoLa Razón

El conocido popularmente como pasaporte Covid es un tren que ha pasado demasiado tarde para el sector turístico español. Este certificado de vacunación digital que entra en vigor el 1 de julio tiene como objetivo facilitar la movilidad entre los países de la UE y el espacio Schengen para elevar las cifras de turismo. Sin embargo, desde las aerolíneas y agencias de viajes coinciden en que parte de la temporada estival se ha perdido al no poner en marcha medidas previas y son nuestros competidores, Italia, Grecia y Turquía, los que han sabido atraer a los viajeros que planificaron sus vacaciones de sol y playa hace meses. “Desde nuestro gobierno, no se ha considerado al turismo como un sector que se debía promocionar para este verano. Es una oportunidad perdida”, ha lamentado Pedro Giménez, director North Atlantic Joint Business en American Airlines, durante el encuentro digital organizado por Círculo Legal Madrid y en el que también ha participado la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV).

Este pasaporte es una acreditación que contiene información sobre si una persona ha recibido la pauta completa de alguna vacuna contra la Covid-19, si está inmunizado por haberse contagiado en el pasado o si tiene algún test negativo reciente, ya sea PCR o de antígenos. Sin embargo, Felipe García Hernández, socio de Círculo Legal Madrid y responsable del Área de Turismo del bufete, recuerda que “no se trata de una bula papal. Los países pueden vetar el acceso de ciudadanos de países donde se hayan disparado los contagios o haya una cepa peligrosa”.

Aunque el avance de la vacunación es una salvaguarda, que España permanezca en semáforo rojo o un posible cierre de fronteras sería un desastre. “Las agencias llevamos un año y medio sin ingresos, haciendo devoluciones, las ayudas del Gobierno no han llegado y son insuficientes. La situación económica de las empresas es muy complicada”, advierte Mercedes Tejero, gerente de la CEAV, pese a que espera que no se de una situación similar a la del verano pasado. En concreto, que España no esté en semáforo verde para Reino Unido, el principal emisor de turistas para España, “supone pérdidas semanales de casi 400 millones de euros para España, 1,5 millones de plazas aéreas perdidas al mes y deja como principales zonas afectadas a Cataluña, el Levante, Canarias y Baleares”, añade Tejero.

Un 60% por debajo de 2019

La recuperación a medio gas del turismo para el verano 2021 se debe a una falta de anticipación, han concluido los expertos. El Gobierno español parece no haber tenido en cuenta que los turistas comienzan a viajar ya en el mes de junio, por lo que un tercio de la temporada está casi perdida. La gerente de CEAV recuerda que el turismo representa el 12% del PIB español y Felipe García apunta que un 17% adicional del PIB también depende de forma indirecta del turismo. “Es la economía tractora y no se ha hecho absolutamente nada”, denuncia el socio de Círculo Legal Madrid. Según las previsiones de CEAV, el turismo nacional va a mejorar pero se quedará un 20% por debajo de los niveles de 2019 y el turismo internacional cerrará la temporada estival con una facturación un 60% inferior. Las previsiones del secretario de Estado de Turismo, Fernando Valdés, tampoco son del todo optimistas. El Gobierno estima que entre los meses de julio y septiembre España reciba entre 14,5 y 15,5 millones de turistas, lo que apenas representa el 40% de los que llegaron a nuestro país en 2019.

En otros países de nuestro entorno, sin embargo, el turismo se acerca a niveles prepandemia. Desde las agencias de viajes señalan que España se va a ver penalizada frente a destinos como Italia, Grecia, Turquía o Croacia por no haber tomado decisiones antes, y en el caso de los cruceros “no haber puesto en marcha el certificado en junio va a tener una alta incidencia”, apunta Mercedes Tejero.

Nos toman la delantera

Estos destinos nos han tomado la delantera. “Cuenta con políticas menos restrictivas al turismo y los aviones van más llenos”, dice el representante de American Airlines, quien advierte que “este retraso ha provocado que no vayamos a tener una verano de actividad económica potente”. En este sentido, Pedro Giménez ha querido destacar que “ministros de Grecia han ido a EE UU a hacer lobby para promocionar el turismo seguro de su país”, una iniciativa que no se ha dado por parte del Gobierno español. Giménez, conocedor en profundidad del mercado estadounidense, ha recordado que “en la Comunidad de Madrid el turismo norteamericano es el más numeroso y España ha reaccionado tarde a la hora de poder abrir las fronteras al turismo ya vacunado, pese a que en EE UU la mitad de su población ya está vacunada”. De hecho, el mercado del turismo doméstico en Estados Unidos ya está a niveles de 2019, mientras que en España y Europa habrá que esperar unos meses más.

La recuperación de los viajes de negocios es otro de los grandes dolores de cabeza del sector aéreo. Los viajes de ocio volverán a la normalidad antes o temprano, pero en el caso de los desplazamientos por motivos profesionales, el director North Atlantic Joint Business en American Airlines teme que “no volverán a los niveles previos a la pandemia” debido al auge de las videollamadas.

Por último, los tres participantes en el debate han querido remarcar el carácter seguro del turismo, aunque han descartado la posible creación de un pasaporte Covid mundial. Existen iniciativas de proveedores privados como la de IATA Travel Pass, pero los gobiernos de todos los países del mundo no van a querer compartir datos de sus ciudadanos con terceros.