Récord de energía renovable y récord de la factura de la luz

España alcanzó un 21,2% de energía procedente de fuentes “verdes” en la demanda final, superando los objetivos europeos. En el sector eléctrico, la generación renovable alcanza el 43% tras un aumento del 10%

Punto de carga de un vehículo eléctrico
Punto de carga de un vehículo eléctrico FOTO: BOSCH BOSCH

España ha alcanzado un porcentaje de renovables en la demanda final de energía del 21,2%, superando así los objetivos europeos de penetración de energías renovables y eficiencia energética fijados para 2020, que estaban fijados en un 20%, según el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

El cumplimiento se ha superado gracias al incremento de la producción de la energía verde y a la reducción de la demanda, provocada por la crisis sanitaria. En el caso de la eficiencia energética también se ha superado ampliamente el objetivo comunitario del 20%, consiguiendo un 35,4%.

El porcentaje de renovables eléctricas se ha incrementado del 37,13% al 42,94%. Entre los factores que han contribuido a este aumento destaca el crecimiento del 10,1% en la generación con renovables con relación al año anterior, que se ha combinado con el descenso de la demanda bruta del 4,81%.

El Ministerio destacó que estos resultados “consolidan la senda de descarbonización del sector de generación eléctrica, que, por segundo año consecutivo, ha batido récords en reducción de emisiones”.

Los datos de penetración de fuentes de generación verde, tanto en el sector eléctrico como en el conjunto del consumo final de energía, coinciden con una escalada sin precedentes de los precios de la luz en el mercado diario, que fijan los precios para 11 millones de consumidores con tarifa regulada PVPC y sirven de referencia para el mercado libre. El coste del megavatio hora se acerca a los 400 euros y supera los 260 euros MWh de media en diciembre, 60 euros más que la media más elevada de la historia, de 200 euros MWh registrada el pasado mes de octubre.

Con estas cifras, se espera un precio promedio anual superior a los 110 euros MWh, lo que dejará la factura más cara hasta la fecha para un consumidor medio pese a las rebajas fiscales introducidas desde el verano, que se prolongarán hasta abril de 2022.

El transporte, un 2% más verde

El porcentaje de renovables en el consumo final de energía en el transporte aumentó del 7,61% al 9,54%. A ese crecimiento contribuyó la bajada de la demanda, así como, la política de fomento de los biocombustibles en el transporte de carretera que ha supuesto un impulso al incremento de este objetivo en los últimos años.

Por su parte, el porcentaje de renovables correspondiente a la producción de calor y frío subió del 17,20% al 17,97%, sobre todo por la reducción de la demanda.

Los objetivos de eficiencia energética comprometidos por España con la Unión Europea están establecidos por el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030, tanto en energía primaria (PEC) como en energía final (FEC), minorados los usos no energéticos.

Para el año 2020, el porcentaje de reducción de energía primaria alcanzó el 35,4%, superando holgadamente el objetivo comprometido por España, del 20%, sobre todo por la menor actividad económica derivada de la pandemia.

El consumo de energía primaria en España durante 2020 fue de 110.847 kilotoneladas equivalentes de petróleo (ktep), lo que supuso una reducción del 12,0% respecto a 2019. De ellas, 64.794 ktep correspondieron a refino y usos directos y 42.917 ktep a producción eléctrica.

Mientras, el consumo de energía final, por su parte, experimentó un descenso del 13,4% con respecto a 2019, hasta un total de 79.436 kilotoneladas equivalentes de petróleo.

El Gobierno de España presentó el pasado 7 de diciembre a Eurostat la información relativa al objetivo de renovables y objetivo en transporte, establecidos ambos en la Directiva de Renovables.

El cálculo de los objetivos de eficiencia energética y el balance energético de España de 2020 se efectúan a partir de la información contenida en los cuestionarios anuales de combustibles fósiles sólidos y gases manufacturados, energía nuclear, gas natural, electricidad y calor, petróleo y productos petrolíferos, energías renovables y energía procedente de residuos, remitidos a Eurostat y a la Agencia Internacional de la Energía (AIE) el pasado 25 de noviembre.