Así es cómo la prensa inglesa enseña a sus turistas a saltarse las restricciones de energía en España

La temperatura del aire acondicionado en verano no podrá ser de menos de 27 grados

Un mando de aire acondicionado
Un mando de aire acondicionado FOTO: Jesús Hellín Europa Press

El verano ha llegado este año con mucha fuerza al país, trayendo consigo un calor que no da tregua y que está siendo muy difícil de llevar para la mayoría de los residentes de la península. Tanto es así, que algunas zonas de España superan fácilmente los 40 grados de temperatura, una situación complicada que puede verse agravada por las medidas de ahorro energético aprobadas a principios de agosto por el Gobierno.

En este sentido, el decreto de medidas extiende las normas de temperatura que ya se aplican en los organismos de la Administración a los edificios públicos, espacios comerciales, hoteles o estaciones de transporte; y a partir de septiembre, estas deberán ser ampliadas a empresas y hogares. Esta normativa establece que la temperatura del aire acondicionado en verano no podrá ser de menos de 27 grados, mientras que la calefacción no podrá superar los 19 grados. Dichas medidas estarán vigentes hasta el 1 de noviembre de 2023, y serán de obligado cumplimiento, por lo que no hacerlo, estos espacios se exponen a multas que van desde los 60.000 euros hasta los 100 millones de euros en los casos de mayor gravedad, según el régimen sancionador ligado a la normativa, la Ley de Industria de 1992 actualmente en vigor.

Esta situación puede verse trasladada inevitablemente a los turistas que vengan de vacaciones a España, por lo que desde el diario ‘The Sun’ han alertado a los ciudadanos británicos sobre esta situación, avisando de que “ya no podrán refrescarse en ningún lugar público” en España, lo que provocaría que estos turistas británicos se “asen” en el país.

No obstante, pese a esta problemática, dicho medio de comunicación ha desvelado una forma a través de la cuál estos turistas podrán escapar de las restricciones del aire acondicionado. En este sentido, las habitaciones de hotel serán “inmunes” a estas restricciones, ya que se trata de un espacio privado en el que sí que se podrá regular la temperatura, situando este aparato en la cifra que deseen y escapar así del calor en sus propias habitaciones. Sin embargo, si estas personas se encuentran en el vestíbulo o en cualquier zona de libre tránsito del complejo hotelero, no será posible regular el aire acondicionado, dado que estas partes sí que están obligadas a cumplir las normas establecidas por el plan de ahorro energético del Gobierno.