Bankia aprueba el reparto del primer dividendo de su historia

La entidad espera un «sustancial» incremento del beneficio en 2015

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri

Las Juntas de Accionistas de Bankia de los tres últimos años se caracterizaban por las numerosas intervenciones de afectados por las preferentes y por las acciones de la entidad, pero la de ayer transcurrió en un ambiente mucho más tranquilo que incluso permitió al presidente del banco, José Ignacio Goirigolzarri, hacer unas reflexiones al final de la misma. Goirigolzarri quiso aclarar que «el ruido mediático» no les va a afectar, puesto que lo primero para la entidad «es el cliente». De hecho, resaltó que los resultados obtenidos hasta ahora así lo demuestran y han permitido que ayer se aprobara el primer reparto de dividendos de 202 millones de euros en la historia de la entidad.

Sobre la causa abierta en la Audiencia Nacional por la salida a bolsa del banco, quiso mostrarse «prudente» y sólo recordó que el banco considera que, con independencia de que el resultado económico de la operación no fuera bueno, la salida a bolsa «fue correcta» desde el punto de vista legal, tal y como defienden los dos informes de expertos independientes que han enviado a sede judicial.

S&P mejora la perspectiva

Si 2014 fue un año de alegrías para Bankia, con unos beneficios de 747 millones, este año será todavía mejor. Indicó que el reto es finalizar 2015, cuando acaba el plan estratégico que la entidad inició en 2012, con una rentabilidad sobre fondos propios (ROE) del 10%, frente al 6,6% del año pasado. Esto, dijo, situaría a Bankia entre las mejores entidades del país y, sobre todo, le daría un mayor valor, algo fundamental para poder devolver las ayudas a los contribuyentes. En 2014, Bankia fue también capaz de reducir su saldo de morosos en 3.500 millones, incrementar la cobertura de los créditos dudosos, mejorar la posición de liquidez y generar 200 puntos básicos de capital. «Nos encontramos ante una entidad autosostenible con un balance saneado».

Un hecho que fue reconocido ayer por la agencia de calificación Standard & Poor’s, que mejoró de «negativa» a «estable» la perspectiva de las notas BB de Bankia.

Por lo que respecta a los primeros datos de este ejercicio, el presidente de la entidad anunció que la facturación en préstamos al consumo en lo que va de año ha aumentado ya un once por ciento. En crédito a pymes y autónomos se ha producido un aumento en tasas cercanas al 70 por ciento.

En cuanto a los créditos a familias, el banco intervenido informó de que se ha incrementado la facturación en un 11% durante los primeros meses del presente ejercicio. La entidad confía en conseguir un crecimiento de saldos (diferencia entre las operaciones que vencen y las nuevas que se generan) superior al 10% para el conjunto del año en los segmentos de consumo, autónomos y pymes.

En cuanto a las intervenciones durante la Junta, la principal diferencia con respecto a otros años fue la mayor participación de abogados y representantes de pequeños accionistas, y no tanto de particulares, como otros años. En este sentido, el presidente del banco resaltó que ya ha quedado demostrado que los procesos iniciado por vía judicial y no por arbitraje, están siendo mucho más lentos.

El tono de las intervenciones fue bastante más relajado, con alguna excepción. También participaron varios representantes de los trabajadores, que se quejaron del horario partido que está intentando implantar el banco, que «imposibilita la conciliación de la vida laboral y familiar». A este respecto, Goirigolzarri indicó que la entidad debe adaptarse a las necesidades de los clientes. Los nombres de Rodrigo Rato y Miguel Blesa aparecieron en algunas de las intervenciones, para señalar que Goirigolzarri «no es el culpable de lo que ha pasado».