Barcelona, Madrid y San Sebastián: las ciudades más caras para comprar una vivienda nueva

Una vivienda de tipo medio saldrá 10.440 euros más cara que hace un año.

Edificio en Madrid en el distrito de Carabanchel
Edificio en Madrid en el distrito de Carabanchel

El precio medio de la vivienda nueva en España ha aumentado un 5,1% en el primer semestre del año en relación a junio de 2018, hasta los 2.400 euros por metro cuadrado construido.

Aquellos que tengan pensado comprar vivienda de nueva construcción que vayan preparando la cartera. El precio medio de la vivienda nueva en España ha aumentado un 5,1% en el primer semestre del año en relación a junio de 2018, hasta los 2.400 euros por metro cuadrado construido, aunque ha moderado su ritmo de crecimiento. Así lo reflejan los datos del último informe realizado por la Sociedad de Tasación.

El precio medio de un inmueble tipo de 90 metros cuadrados en el conjunto de las capitales de provincia ascendió a 216.000 euros, reduciéndose a 1.646 euros de media por metro cuadrado en el resto de ciudades, un 2,6% por encima de junio del año pasado. La capital de provincia con un precio más caro fue Barcelona, donde se paga 4.307 euros el metro cuadrado, casi el doble de la media nacional, seguida de San Sebastián (3.555 euros) y Madrid (3.515 euros). Por el contrario, Cáceres (1.166 euros), Badajoz (1.182 euros) y Ciudad Real (1.200) presentaron el precio más bajo. Extremadura (1.176 euros), Murcia (1.238 euros) y La Rioja (1.402 euros) son las comunidades más baratas.
El número de años de sueldo íntegro que un ciudadano necesita destinar para la compra de una vivienda de tipo medio se mantuvo constante en 7,3 años en relación a hace un año. Baleares, con 15,8 años necesarios, es donde mayor esfuerzo se registra, mientras que en La Rioja, con 4,8 años, es donde menos. A su vez, el índice de Accesibilidad ha disminuido ligeramente en los últimos 12 meses, lo que se traduce en un aumento de la capacidad de endeudamiento para adquirir una vivienda. En concreto, se situó en 104 puntos, dos por encima del registrado en junio de 2018.

La confianza en la evolución del sector retrocedió por quinto trimestre consecutivo, hasta los 55,8 puntos, por encima de los 50 puntos, el nivel indicativo de una situación en equilibrio. Por comunidades, País Vasco (59,8) y Valencia (59,2) presentaron los índices de confianza más altos, frente a Castilla y León (50,9) y Extremadura (51,2). Por último, la rentabilidad media del alquiler en España se situó en el 7.59%, frente al 8,12% del mismo periodo del año anterior, debido al aumento de la demanda en las grandes ciudades, tanto del lado inversor como del particular.