Actualidad

Bruselas quiere una autoridad única para liquidar bancos

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Se trata de todo un desafío. El comisario de Mercado Interior y Servicios Financieros, Michel Barnier, presentará hoy en Bruselas su propuesta para la creación de una autoridad única en Europa para la disolución de bancos en apuros.

Alemania se ha mostrado abiertamente contraria a que esta tarea, enmarcada en la reforma del sector para crear una unión bancaria europea, la desempeñe la Comisión Europea. Aduce que ello requeriría una reforma del Tratado de la UE, pero detrás se esconde un recelo evidente a otorgar nuevos poderes a Bruselas sobre sus bancos. «Pido enérgicamente a la Comisión que en su propuesta de mecanismo único de resolución sea muy cuidadosa y se ciña a la interpretación limitada del Tratado», afirmó el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, quien preferiría la creación de una red de fondos de liquidación nacionales. «Hasta que no cambiemos el Tratado, tenemos que limitarnos a la base legal que tenemos. De otro modo fracasaremos y crearemos de nuevo incertidumbre en el mercado, lo que debemos evitar teniendo en cuenta que la situación económica es todavía débil», añadió. La propuesta de la Comisión contempla que su funcionamiento esté financiado en parte por una tasa impuesta a cajas y bancos, a lo que se añadiría un nuevo fondo de liquidación alimentado también con las aportaciones del sector financiero.

El objetivo principal es evitar tener que recurrir a las arcas públicas en los procesos de rescate, como ha ocurrido en las crisis de los últimos tiempos. El vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, explicó ayer en rueda de prensa que la propuesta será «equilibrada, calibrada y ambiciosa», pero en todo caso dentro de los tratados existentes. «Pueden estar seguros de que la Comisión Europea, como guardiana de los tratados que es, sólo hará propuestas que estén dentro del marco legislativo comunitario y nuestra propuesta de mañana estará, sin duda, en línea con este principio», afirmó. El Ejecutivo comunitario no está interesado en tener que abrir el melón de los tratados, puesto que ello aplazaría la aparición de esta nueva autoridad.