Actualidad

De mayor quiero ser funcionario

El sector público gana popularidad entre los estudiantes. Cada vez son más los jóvenes que quieren opositar, atraídos por la estabilidad y los salarios

El sector público gana popularidad entre los estudiantes. Cada vez son más los jóvenes que quieren opositar, atraídos por la estabilidad y los salarios.

Publicidad

Crece la popularidad de los funcionarios entre los jóvenes estudiantes españoles. Aunque la empresa privada es la opción prioritaria, el empleo público cada vez tiene más atractivo y ya es la opción prioritaria para el 27% de los estudiantes de bachillerato, según un estudio realizado por Círculo Formación en el Salón de Orientación Universitaria Unitour. El año pasado, esta cifra era del 26%, mientras que el anterior fue del 24%. La estabilidad y flexibilidad son algunos de los grandes atractivos del sector público, pero lo que sin duda marca la diferencia es el salario. Un funcionario cobra de media 2.598 euros brutos al mes, 879 euros más que un trabajador de una empresa privada, cuyo sueldo medio se queda en 1.719 euros mensuales, según los últimos datos de Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondientes al año 2017.

Por provincias, el funcionariado es más popular en León, ya que es la opción más elegida por sus estudiantes (36%), seguida de cerca por la empresa privada (35%). Valladolid (32%), Logroño (31%), Vigo, Murcia y Córdoba (30%), son otras de las provincias en las que se registra un mayor porcentaje de jóvenes dispuestos a prepararse una oposición. La otra cara de la moneda se sitúa en Madrid y Málaga, donde sólo el 16% y el 19% de los estudiantes prefieren hacer carrera en la administración pública, respectivamente. En estas últimas provincias, hay más jóvenes dispuestos a abrir su propio negocio (28% y 32%) que a ser funcionarios.En ese sentido, un 25% del total de estudiantes encuestados tiene pensado emprender una vez finalice su formación, mientras que un 10% quiere desarrollar su carrera profesional en el ámbito de una ONG. Los estudiantes de Valencia son los más propensos a abrir su propio negocio por detrás de los malagueños, con el 29% de los encuestados. Por detrás, se encuentran los de Logroño, Castellón (28%), Gran Canaria, Murcia (27%), Tenerife, Santander y Sevilla (26%).

Fuga de cerebros

El estudio, realizado con las respuestas de más de 17.000 estudiantes de bachillerato de 24 ciudades españolas, refleja que cada vez menos jóvenes están dispuestos a trabajar fuera de España. La fuga de futuros talentos es más improbable que hace unos años. Aunque todavía el 47% de los estudiantes de bachillerato podría acabar trabajando en otro país, esta cifra se situaba 11 puntos por encima en 2014 (58%). No obstante, sólo uno de cada cinco estudiantes tiene claro que probará suerte fuera de nuestro país al terminar su formación, mientras que el 27% afirma que le es indiferente dónde trabajar. En ese sentido, los estudiantes malagueños son los más intrépidos, ya que un 27% quiere ejercer su profesión fuera de España. Los tinerfeños les siguen de cerca, con el 26%.

Publicidad

De esta forma, más de la mitad de los encuestados (53%) prefiere trabajar en España. En concreto, al 27% le gustaría quedarse en su provincia o comunidad y el 26% estaría dispuesto a desarrollar su carrera laboral en cualquier parte del territorio nacional. Por su parte, los jóvenes donostiarras son los más hogareños, ya que el 39% no quiere despegarse de su tierra por trabajo.

¿Salida o vocación?

Publicidad

Saber elegir el camino a seguir una vez finaliza la etapa del bachillerato es clave para comenzar los estudios universitarios con buen pie. Se trata de una decisión complicada, en la que entran en juego factores como los gustos personales, las influencias de familiares y amigos o, en el caso de los estudiantes con la cabeza más fría, la salidas laborales una vez termine la universidad. Más de la mitad de los jóvenes que actualmente están a un paso de la educación superior anteponen su vocación a tener más oportunidades en el mercado laboral. No obstante, uno de cada tres estudiantes elige la carrera que va a estudiar teniendo en cuenta las salidas profesionales que le ofrezca su futuro grado.

Desde Unitour recomiendan elegir aquellos estudios con los que uno se sienta más cómodo, ya que escoger algo que «no les gusta sólo porque tienen mayor empleabilidad puede frustrar su carrera», según explica Rocío Agudo, directora del salón de orientación universitaria.

Según el informe, los alumnos más vocacionales son los de Sevilla, ya que un 56% afirma que escogerá carrera porque es lo que más le gusta desde siempre. En todas las provincias la vocación está muy por encima de la empleabilidad, pero los estudiantes que otorgan más peso a las salidas profesionales son los donostiarras. Un 38%de ellos se fijará en que su grado les sea útil para encontrar un trabajo. Les siguen los de Madrid (37%), Oviedo, Vitoria, Bilbao y Cádiz (36%). Por otro lado, uno de cada diez jóvenes escogería su carrera porque se gana mucho dinero, mientras que sólo un 1% porque sus padres quieren que la estudie.