Dropshipping, o cómo crear un ecommerce de forma gratuita

El Dropshipping puede parecer algo novedoso e innovador pero en realidad lleva entre nosotros mucho, mucho tiempo. No es sino la figura reinventada y adaptada a los nuevos tiempos del clásico intermediario. Pero, ¿en qué consiste exactamente el Dropshipping?

Funcionamiento del Dropshipping

Los ecommerce convencionales operan en internet de forma análoga a como lo hacen los distribuidores físicos, esto es, adquieren productos al por mayor a proveedores y los ponen de venta al público a un precio superior Así, los ecommerce consiguen prescindir de la mayoría de los costes asociados a los distribuidores físicos pero no de todos, ya que necesitan comprar y almacenar stock. El Dropshipping va un paso más allá y evita todos los costes. Ni compra ni almacena stock.

La mejor analogía del Dropshipping sería compararlo con un comercial a comisión. Se encarga de poner en contacto al cliente con el vendedor, en este caso un proveedor mayorista. El consumidor final nunca sabrá que ha comprado a través de un Dropshipping que ha encarecido el producto que ha adquirido.

Las ventajas y los inconvenientes del Dropshipping

De un vistazo podría parecer que el modelo de negocio de un Dropshipping es superior al de un ecommerce convencional dada la casi inexistente inversión necesaria para su puesta en marcha y funcionamiento.

Empecemos analizando las tres principales ventajas del Dropshipping:

1. Ausencia casi total de costes.

La única inversión imprescindible es la creación y mantenimiento de una página web en la que ofrecer los productos y atender a los potenciales clientes.

2. No se requiere logística.

Los proveedores se encargan de realizar los envíos directamente a los clientes con la información que facilita el Dropshipping.

3. No hay problemas de stock.

Al no disponer de stock, un Dropshipping evita cualquier problema relacionado con el mismo, a no ser que el problema lo tenga su proveedor.

Parece un modelo de negocio perfecto, pero bajemos de la nube y analicemos los tres importantes inconvenientes del Dropshipping:

1. Un Dropshipping está limitado a vender los productos que tenga su proveedor.

Esto supone que para ampliar el catálogo debe trabajar con varios proveedores. Dado que cada proveedor realiza los envíos de forma individual, si un cliente compra productos pertenecientes a distintos proveedores no los recibirá al mismo tiempo, pudiendo dar lugar a quejas por parte de los clientes.

2. Si el proveedor se equivoca, el Dropshipping asume el error.

La correcta selección de proveedores representa un factor crucial para el éxito o fracaso de un Dropshipping. El Dropshipping es quien responderá ante el cliente de cualquier error cometido por su proveedor.

3. Márgenes reducidos.

Los márgenes de un Dropshipping son menores que los de un ecommerce convencional. Este hecho, unido a que normalmente opera en sectores con mucha competencia, provoca la necesidad de vender grandes volúmenes para asegurar la rentabilidad del negocio, dado el escaso margen, lo que dificulta su viabilidad.

El Dropshipping es más económico pero no es la versión fácil del ecommerce

El Dropshipping es menos costoso en comparación con otros formatos de ecommerce, lo que no implica que suponga la alternativa más sencilla, de hecho, puede ser la más complicada. Las prácticamente inexistentes barreras de entrada al negocio hacen que la competencia sea muy alta. Es fundamental, para que el Dropshipping funcione, un gran esfuerzo en el cuidado y la optimización de la página web. Primero, porque es lo único que puede diferenciar a un Dropshipping de otro y, en segundo lugar, porque sin un buen posicionamiento SEO no habrá ventas.