¿El 5G sirve para tanto?

Muy alta velocidad, baja latencia y millones de objetos conectados

En 2025 habrá 100.000 millones de conexiones en todo el mundo
En 2025 habrá 100.000 millones de conexiones en todo el mundo

Muy alta velocidad, baja latencia y millones de objetos conectados.

El 5G parece ser la tecnología del futuro, pero, ¿cómo afectará a nuestro día a día y cuándo llegará a España? La quinta de generación de telecomunicaciones (5G) es el siguiente nivel de la tecnología 4G actual. España afirma estar preparada para recibirla en menos de un año y permitirá hacer realidad las ciudades inteligentes del Internet de las Cosas (IoT) y transmitir datos de manera instantánea desterrando el dichoso “lag” mientras juegas al Fortnite o al Fifa, entre otras cosas.

Las ventajas más destacadas inherentes al 5G son las siguientes: ancho de banda 100 veces mayor; una menor latencia (tiempo de respuesta al enviar y recibir datos), que quedará reducida a un milisegundo; y la capacidad de plantearnos tener una ciudad inteligente gracias al IoT. Pero, ¿de qué trata ese Internet de las Cosas? En definitiva, este concepto hace referencia a la posibilidad de que todos los dispositivos electrónicos que nos rodean puedan estar interconectados entre sí a través de internet. Todo ello, reduciendo el consumo de energía de nuestros dispositivos, cuya batería será más duradera y, en principio, sin aumentar nuestra factura telefónica, según nos explica Félix Calvo, experto en telecomunicaciones de Nunsys.

Aunque quizás las predicciones de "Regreso al Futuro"fueron demasiado optimistas para el año 2015, con la próxima llegada del 5G se comienza a ver el primer atisbo de similitud con aquellos vanguardistas avances. Concretamente, Orange y ZTE mostraron en Valencia las aplicaciones avanzadas del 5G en robótica, automoción y entretenimiento.

La quinta generación de las telecomunicaciones elimina los problemas de latencia y demora en la transmisión de datos lo que permite la conducción remota de coches a tiempo real y de manera efectiva, o manejar un brazo robótico gracias a una cámara de alta resolución que recoge los movimientos del brazo humano, interpretándolos y convirtiéndolos en comandos de manera instantánea.

Más cercana nos es la realidad virtual y realidad aumentada que ya es una constante en el ámbito de los reportajes, del turismo y, cómo no, de los juegos en red. Atrás queda ya 2013, cuando en Internet rebosaban los vídeos del terrorífico "Oculus Rift". Estas experiencias inmersivas nos permiten experimentar la sensación de estar sumergido en una existencia alternativa, a la que se le suma la posibilidad de crear hologramas tridimensionales. Unos desarrollos que, esperemos, no desvanezcan la realidad entre las maravillas del mundo virtual, como ya nos advirtió Baudrillard hace casi cuarenta años con su teoría de los simulacros y la hiperrealidad.

En 2025 habrá 100.000 millones de conexiones en todo el mundo, de las cuales, el 90% serán conexiones IoT, según los expertos de Huawei. Este masivo intercambio de datos y su hiperconectividad suscitan ciertas dudas sobre su seguridad y protección ante posibles ciberataques. Ante las incertidumbres que surgen frente a este cambio de paradigma, la empresa china ha presentado un libro blanco llamado “Colaborando con la industria para garantizar la seguridad en las redes 5G”. Especialistas de la compañía indican que los riegos de los ciberataques podrán gestionarse de manera eficaz con los protocolos y estándares aprobados internacionalmente. Y es que el primer operador que está anunciando su demostración de 5G tiene toda su red basada en tecnología perteneciente a Huawei.

Pero, ¿cuándo llegará a España? El 5G formará parte de nuestro día a día a partir del 30 de junio de 2020. Así lo aseguró Francisco Polo, secretario de Estado en funciones para el Avance Digital, durante su visita a Tel Avid (Israel). España estará más que preparada para el despliegue de la red 5G antes de esta fecha límite establecida por Bruselas, operación que obliga a liberar las frecuencias en la banda de 700 megahercios, ahora ocupadas por la TDT. Para evitar perjuicios, el Gobierno se hará cargo de las subvenciones compensatorias por valor de 150 millones de euros para aquellas comunidades de vecinos afectadas por la adaptación de los sistemas colectivos de recepción de esta nueva generación de telecomunicaciones. Una inminente llegada que impulsará la digitalización definitiva de nuestra sociedad.