El 80 % de socios de Eroski vota a favor de asumir una parte de las pérdidas

El 80 por ciento de los socios de la compañía de supermercados Eroski ha votado a favor de asumir de forma individualizada el 30 por ciento de las pérdidas con las que la empresa cerró el último ejercicio de 2012, han informado fuentes de la empresa.

Este amplio apoyo es el resultado de las votaciones celebradas la semana pasada en los centros de trabajo de Eroski ante la propuesta del Consejo Rector de Eroski S.Coop., la matriz del mayor grupo vasco de distribución, de que los 8.500 socios cooperativistas hagan frente a las pérdidas que hubo el año pasado, que en el conjunto de Eroski ascendieron a 121 millones de euros.

La decisión de los socios se ratificará en la asamblea general que se celebrará el próximo mes de mayo.

La empresa no ha facilitado datos sobre participación, aunque ha precisado que ha sido "muy alta", ni sobre el porcentaje de socios que ha votado en contra de asumir parte de las pérdidas.

De acuerdo con la propuesta del Consejo Rector -órgano de gobierno formado por los socios trabajadores y consumidores-, un 70 % de las pérdidas se imputarán a las reservas de la cooperativa y el 30 % restante a los socios, a través de una "reserva negativa individualizada".

Esta cuenta es distinta de la cuenta de capital que ha ido acumulando cada cooperativista, que no se verá afectada.

El montante 'negativo' que se imputará a la nueva cuenta de cada socio se irá descontando de los beneficios que pueda volver a lograr la empresa en los próximos cinco ejercicios.

Mientras su reserva negativa esté en números rojos, los socios que abandonen la compañía deberán restar esta cantidad del capital acumulado para calcular su liquidación.

El grupo de distribución y venta de alimentos con sede en Elorrio (Bizkaia) aspira a recuperar números positivos con el plan estratégico puesto en marcha hasta 2016.

Es la primera vez en la historia de la compañía que los socios tienen que asumir pérdidas, puesto que siempre había habido beneficios.

Hasta ahora, el 70 por ciento de los ingresos iban a reservas, el 30 por ciento a los cooperativistas y el restante 10 por ciento, a obra social.

Los malos resultados del ejercicio 2012 se justificaron en la caída del consumo, la modernización de la red comercial y el ajuste de precios.