El alza de los ingresos sustenta el déficit

La Razón
La RazónLa Razón

El aumento de los límites de gasto público de los ministerios coincide con el ejercicio en el más está recaudando el Estado por impuestos desde que comenzó la crisis. Este escenario es el resultado de la suma de las 50 subidas de impuestos aplicadas por el Ejecutivo entre 2012 y 2013 (el esfuerzo fiscal exigido a los españoles está en máximo histórico este año), el proceso de recuperación económica que vive el país y la lucha contra el fraude fiscal. El PIB parece haber «digerido» ya los incrementos fiscales de los dos ejercicios precedentes, y empieza a subir después de la fuerte recesión, mientras que las amenazas veladas del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, a los defraudadores susceptibles de figurar en la lista de morosos han hecho aflorar grandes bases imponibles. Hasta septiembre, el Estado central había ingresado 86.865 millones de euros, un 9,7% más que en el mismo periodo de 2013, de los que 67.543 millones procedieron de impuestos. El IVA se disparó un 11,7% en el caso de la Administración central y un 9% en total (junto a las comunidades), mientras que el IRPF aportó un 4,7% más. En términos de gasto, el Estado fue capaz de ahorrar un 2,4% frente a 2013, con ahorros en transferencias corrientes (un 7,5% menos).