El dividendo hace a la Bolsa española la más rentable de Europa

Las empresas cotizadas han repartido 22.111 millones a sus accionistas este año. Con una retribución del 5% en noviembre, supera a las grandes plazas

La bolsa española lidera el ranking europeo de rentabilidad por dividendos repartidos de sus empresas cotizadas. Según los últimos datos de BME, la rentabilidad del mercado español mediante esta forma de retribución a los accionistas es la más alta de las principales plazas financieras europeas y más que duplica a Wall Street. Con las cifras de noviembre, se sitúa en el 5%, frente a una media de entre el 3% y el 3,5% de los grandes parqués europeos o el 2% de Nueva York.

A falta de tres sesiones para cerrar el año, Madrid está lejos de ofrecer una revalorización como la de Fráncfort (24,65%), pero la bolsa española supera, con un 20,23% de ganancias en el año, a las de Lisboa (17,0), París (15,86), Milán (14,89) y Londres (13,50). Sólo Nueva York, en máximos históricos a lo largo de los últimos meses, ha obtenido más subida en 2013, un 24,83%. En este aspecto, el parqué madrileño está ofreciendo también unas rentabilidades muy atractivas para los inversores, que una vez estabilizada la crisis de la deuda soberana y con unos tipos de interés en mínimos históricos empiezan a encontrar en la renta variable la forma de sacar más partido a su dinero.

El martes, el Ibex sumó su quinta subida consecutiva. Mañana viernes (hoy es día festivo para los mercados) empezará la sesión desde los 9,819,5 puntos, un nivel que permite aún soñar con cerrar por encima de la barrera psicológica de los 10.000. No es una utopía. Necesita 180,5 puntos más o, lo que es igual, una subida del 1,84% en las tres sesiones que restan para cambiar de año.

Efectivo versus acciones

A pesar de que algunas compañías importantes tomaron la decisión de suspender el reparto de dividendos con el fin de mantener una situación financiera más confortable, entre los meses de enero y noviembre el importe total de las retribuciones entregadas a los accionistas ha ascendido a 22.111 millones de euros, un 11,8% menos que en el mismo periodo del año anterior.

Esta cifra es la más baja de los últimos años, con la única excepción de 2005, cuando los accionistas recibieron 19.123 millones de euros. Aunque para muchos es considerado el peor año de la reciente crisis financiera, 2009 marca todavía el techo de retribuciones, con cerca de 33.900 millones de euros. Y es que el dividendo se ha convertido en una de las formas más baratas para asegurarse la financiación.

Hasta finales del pasado mes, un total de 82 empresas, según BME, habían abonado dividendo a sus accionistas, de las que 69 cotizaban en el mercado principal y el resto en el denominado mercado alternativo.

Según los datos de Bolsas y Mercados Españoles, el 41,35% de los accionistas prefirió el pago del dividendo en acciones, hasta totalizar un valor de 9.143,6 millones de euros. El resto (12.967 millones) fue satisfecho en efectivo.

La fórmula del dividendo en acciones va cobrando peso en los últimos años. En el comienzo de la crisis, su porcentaje era prácticamente insignificante, lo mismo que en 2008. La situación ha cambiado drásticamente a partir del pasado año, cuando las dos fórmulas han comenzado a igualarse. Todo hace indicar que en el futuro los títulos serán la forma más habitual de remunerar a los propietarios de las empresas.

Es posible que en ello tenga algo que ver alguna recomendación de los órganos supervisores de los mercados. En junio pasado, el Banco de España recomendó a las entidades financieras limitar el reparto de dividendo en efectivo al 25% del beneficio consolidado atribuido. La circular de la institución que gobierna Luis Linde sugiere que la retribución a los accionistas debe guiarse por la cautela, especialmente en una situación económica donde las incertidumbres no han terminado de despejarse.

Las otras fórmulas

El informe provisional de 2013 observa una reducción en la remuneración a los accionistas mediante la devolución de prima de emisión o a través de las reservas de libre disposición. Apenas siete compañías en este año han optado por este sistema, aunque la cifra, 111 millones de euros, es poco menos que testimonial. Un año antes el importe ascendió a 385 millones de euros, de los que 67, según BME, se realizaron vía acciones de la autocartera de las empresas. Lo que sí ha aumentado es la opción de amortizar acciones y así incrementar el importe retribuido por título. A lo largo de los once primeros meses del año, las compañías cotizadas amortizaron 174 millones de euros, frente a los 103 de 2012.

Inventir a través de fondos

El número de partícipes en fondos de inversión se situó en 4,9 millones de personas en noviembre, lo que representa un aumento de más de 400.000 desde diciembre de 2012. Después de cinco años de descensos, el patrimonio de estos fondos aumentó durante 2013 un 20%, hasta situarse en 147.359 millones de euros en noviembre. Alrededor del 85% del incremento tuvo su origen en las suscripciones netas, que superaron los 17.000 millones de euros. La renta fija y la de gestión pasiva fueron los tipos de fondos más abundantes en este periodo.

Un ejercicio satisfactorio

Si de aquí al día 31 no hay un cataclismo, el Ibex cerrará el mejor ejercicio desde el año 2009. Antonio Zoido dijo al hacer balance que en año y medio la bolsa ha subido un 55%.