Actualidad

El Estado gestionará al menos cuatro años las radiales rescatadas

Las vías operarán con un 30% de descuento en sus tarifas desde el 15 de enero

Radial 3 / REUTERS
Radial 3 / REUTERS

Las nueve autopistas y radiales de peaje quebradas y cuya gestión ha revertido al Estado permanecerán bajo la tutela pública al menos los próximos cuatro años. El Consejo de Ministros ha autorizado hoy la suscripción de una adenda al convenio suscrito por el Estado y Seittsa para que la sociedad pública de infraestructuras siga haciéndose cargo de estas vías los próximos cuatro ejercicios. El Ministerio de Fomento ha explicado que “los procesos de liquidación de los contratos de concesión de los que provenían estas infraestructuras, los cuales se prevé puedan durar varios años dado su reciente inicio y su complejidad, y la conveniencia de acometer inversiones, entre otras razones, hacen necesario prorrogar el convenio”.

El acuerdo ratifica lo ya anunciado semanas atrás por el ministro de Fomento, José Luis Ábalos: que estas vías no se van a volver a sacar a concurso a corto plazo. Tras la quiebra y posterior reversión al Estado, el Gobierno de Mariano Rajoy había proyectado volver a entregar a la iniciativa privada la gestión de las vías. Con este maniobra esperaba ingresar entre 800 y 1.000 millones de euros con los que amortiguar el impacto de la responsabilidad patrimonial de la administración (RPA). Dado que los contratos fueron resueltos por adelantado, el Estado está obligado a indemnizar a los dueños de las concesionarias. Con el cambio de Gobierno, sin embargo, también variaron estos planes. Ábalos ha explicado que las nuevas condiciones en que deberían relicitarse estas vías, quebradas por la falta de tráfico y los sobrecostes en las expropiaciones, habían suscitado menos interés del esperado entre los potenciales inversores interesados en ellas. Por eso, ha congelado los planes de su antecesor en el cargo, Íñigo de la Serna.

A la espera de ver si las condiciones para una potencial nueva privatización mejoran, el Estado se ha propuesto ahora incrementar sus tráficos. Para ello, reducirá el precio de sus peajes un 30% a partir del próximo 15 de enero y permitirá circular de forma gratuita por sus calzadas entre las doce de la noche y las seis de la mañana. Las autopistas beneficiadas por esta decisión son la R-3 (Madrid-Arganda del Rey); R-5 (Madrid-Navalcarnero); R-2 (Madrid-Guadalajara); R-4 (Madrid-Ocaña); M-12 (Eje aeropuerto de Barajas); AP-7 (Circunvalación de Alicante); AP-7 (Cartagena-Vera), y AP-36 (Ocaña-La Roda). A estas carreteras se sumará próximamente la autopista AP-41, que conecta Madrid con Toledo. Como esta vía aún no ha revertido al Estado tras su quiebra, las nuevas tarifas rebajadas y la gratuidad se aplicarán una vez que pase a ser gestionada por la Administración.