El Eurogrupo alcanza un acuerdo sobre el cortafuegos del fondo de liquidación

El Ministro de Economía, Luis de Guindos, charla con Mario Draghi, ayer
El Ministro de Economía, Luis de Guindos, charla con Mario Draghi, ayer

Los ministros de Finanzas de la eurozona han logrado un acuerdo sobre el cortafuegos que respaldará el futuro fondo único de liquidación bancaria y que se apoyará en el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

Los ministros de Finanzas de la eurozona lograron hoy un acuerdo sobre el cortafuegos que respaldará el futuro fondo único de liquidación bancaria y que se apoyará en el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

"Hemos llegado a un entendimiento común sobre los cortafuegos para un mecanismo único de resolución, lo que es un resultado muy importante", señaló el vicepresidente de la Comisión Europea (CE) y comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, al término de la reunión de los ministros de Finanzas de la eurozona.

Se avecinan curvas para la unión bancaria. A las dificultades con las que se están encontrando los Estados miembros para poner en marcha las bases de lo que será el futuro Mecanismo Único de Resolución bancaria, se suma ahora la posición del Parlamento Europeo. La comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara rechazó ayer el principio de acuerdo alcanzado por el Ecofin, sobre el que anoche los ministros de la zona euro volvieron a trabajar para perfilar los asuntos pendientes y que los 28 volverán a abordar hoy.

La posición del Parlamento sobre el Mecanismo Único de Resolución (MUR) para bancos en crisis reclama un papel central para la Comisión, un aspecto que los gobiernos habían matizado a través de la creación de un consejo ejecutivo formado por representantes de los Estados miembros. «Como el Consejo parece vivir en una realidad paralela, habrá que reflexionar sobre si la falta de acuerdo sería mejor que un acuerdo muy malo» como el que ultima el Ecofin, recalcó la ponente parlamentaria, la socialista portuguesa Elisa Ferreira.

Las dificultades expresadas podrían ser de fondo, puesto que incluso el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, se ha declarado «preocupado» por el grado de complejidad del sistema de toma de decisiones ideado por los 28. Pero las diferencias no sólo se centran en quién será la Autoridad de resolución, sino también el ámbito de aplicación, puesto que la Eurocámara querría que los 6.000 bancos de la eurozona estén cubiertos por el nuevo Mecanismo, mientras que Alemania ha impuesto su tesis de que sólo entren los 230 más grandes. Asimismo, los eurodiputados critican la fórmula jurídica escogida –un tratado intergubernamental, no el marco comunitario–, y reclaman que mientras se espera que el fondo de resolución alcance los 55.000 millones de euros de aportaciones de la banca, pueda usarse el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) como cortafuegos si fuese necesario.

Por su parte, el ministro de Economía, Luis de Guindos, se mostró confiado en que el resultado de las negociaciones que se mantienen

esta semana sobre el MUR llevarán a «un proceso de toma de decisiones va a ser mucho más rápido y mucho más concluyente de lo que puede parecer a priori».

Al cierre de esta edición el Eurogrupo intentaba cerrar el Mecanismo de Resolución, después de que las negociaciones entre los 28 y la Eurocámara lograran un acuerdo político para reforzar otra de las normas en discusión: los sistemas nacionales de garantía de depósitos bancarios, hasta los 100.000 euros.

En concreto, los bancos tendrán que aportar un 0,8% de los depósitos inferiores a 100.000 euros en un plazo de diez años, lo que suponen unos 56.000 millones para las entidades de la UE. Los ahorradores podrán recuperar su dinero en un plazo máximo de 7 días laborables, en lugar de los 20 días actuales.