Actualidad

por Repsol

Los ministros de Finanzas e Industria expresan a Brufau su conformidad con la operación

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Repsol sigue quemando etapas para completar la adquisición de la petrolera canadiense Talisman. El próximo 18 de febrero se celebrará la junta en la que los accionistas de la firma norteamericana darán casi con toda seguridad su visto bueno a la operación. Mientras tanto, el presidente de la compañía española, Antonio Brufau, ha aprovechado la semana para lograr el plácet de las autoridades políticas canadienses.

Según explicó ayer el presidente de Repsol en un encuentro con periodistas en Houston (EE UU), el lunes y el martes de esta semana se ha reunido con varios miembros del Gobierno canadiense, que le han expresado la buena percepción que tienen de la adquisición y le han dado su apoyo.

Brufau mantuvo encuentros en Ottawa con el ministro de Finanzas, Joe Oliver, y el de Industria, James Moore, para explicarles la transacción. La reunión y el beneplácito de este último son especialmente relevantes, pues su departamento debe aprobar el denominado Investment Canadian Act. Se trata de un requisito imprescindible para la operación en tanto que lo que el Ministerio de Industria canadiense hace es analizar si reporta el suficiente beneficio económico al país como para darle el visto bueno. Sin este acta la compra no puede salir adelante.

Bajos precios del crudo

Tanto Moore como Oliver valoraron la compra de Talisman por las dificultades que el sector petrolero canadiense atraviesa en este momento por los bajos precios del crudo, que se encuentra por debajo de los 50 dólares el barril. El monto de la misma ascenderá a 10.400 millones de euros, de los que 6.800 corresponden al desembolso en efectivo que realizará Repsol y el resto, a la deuda que asumirá de la compañía canadiense.

Además de los ministros de Finanzas e Industria, Brufau también mantuvo un encuentro con Jim Prentice, «premier» de la provincia de Alberta, donde tiene su sede Talisman.

Buena para Repsol y, como también parece, para los accionistas de Talisman y Canadá, la adquisición también está recibiendo los parabienes de los analistas de cara a futuros inversores. Según los datos que maneja el departamento encargado de las relaciones con los mismos de la petrolera, los expertos estiman un potencial de subida del 19% del precio de su acción respecto al nivel actual, hasta los 19,07 euros por acción.

El 97% recomienda comprar los títulos de Repsol, frente a una media del sector del 84%.

Imaz insistió en que con la adquisición de Talisman, la compañía garantiza «no sólo el incremento de la producción, sino también con unas inversiones más bajas, algo muy importante en un entorno de precios como el actual, lo que nos permite seguir con la férrea disciplina financiera que nos hemos impuesto y garantiza la retribución a nuestros accionistas». Con la compra de Talisman, acordada a mediados de diciembre pasado, Repsol ha dado un vuelco a su modelo de negocio, logrando reforzar de forma significativa su área de «upstream» –exploración más producción-.

Cuando se cierre el acuerdo, el capital empleado en esta área –que incluye conceptos como inversiones, gastos o créditos- pasará del 38% al 58%, hasta sumar 52.000 millones de dólares. Sólo Norteamérica se comerá 30.000 de estos millones, creciendo el capital empleado en «upstream» en esta zona del 30% al 50% del total.